Los dos hospitales de Valladolid lideran el primer trasplante de hígado y riñón de la región

El Consejero de sanidad, Antonio María Saenz Aguado, converso con médicos que participaron en el transplante. A.MINGUEZA

Los hospitales Río Hortega y Clínico Universitario de Valladolid llevan a cabo el primer trasplante cominado de hígado y riñón en Castilla y León en una intervención que duró ocho horas.

Era la primera vez que en Castilla y León se realizaba un trasplante combinado de hígado y riñón y tras ocho horas de intervención, el pasado 7 de enero, la operación fue un éxito. El paciente se recupera en planta y presenta una evolución favorable. En apenas una semana podría recibir el alta hospitalaria.

 

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáenz Aguado, ha insistido en que el éxito de este primer trasplante hepato-renal se ha debido a la cooperación entre los equipos quirúrgicos de los dos hospitales de Valladolid, Río Hortega –que aporto su equipo de trasplante hepático- y Clínico Universitario, con su unidad de trasplante renal.

 

“Se trata de dios hospitales medianos en tamaño que son grandes en prestaciones y en profesionales”, ha explicado el consejero de Sanidad, quien apunta que en Castilla y León 200 profesionales sanitarios en están en alertar en previsión de donación de órganos y posibles trasplantes.

 

David Pacheco, el responsable de la unidad de trasplante hepático del Hospital Río Hortega, ha destacado el trabajo de coordinación de no solo los dos hospitales vallisoletanos, sino de un tercero de Castilla y León, que no ha trascendido, donde se realizó la extracción de los órganos del donante.

 

El consejero de Sanidad no ha querido ofrecer más datos ni del donante, ni tampoco del paciente que ha recibido los dos órganos, más que era un enfermo que presentaba “cirrosis e insuficiencia renal crónica”. En primer lugar se realizó el trasplante de hígado y una vez cosido el paciente, se procedió al de riñón, que como recordaba Ramón Cortiñas, Jefe de Servicio Urológico Clínico, supone el trasplante de riñón número 800.

 

En 2015, en España se realizaron 34 intervenciones de este tipo, mientras que en Castilla y León se prevé de que anualmente puedan efectuarse dos o tres trasplantes hepato-renales.