Los dos detenidos en la 'Operación Triquina' se conforman con penas de dos años y un día de cárcel

Los vecinos de Medina del Campo y Pedrajas de San Esteban Héctor M.V. y Eduardo Javier S.V, respectivamente, detenidos en julio de 2010 en el marco de la 'Operación Triquina', se han conformado hoy con penas de dos años y un día de prisión tras declararse culpables de un delito contra la salud pública.

Tanto Héctor como Eduardo Javier se exponían a una pena de cuatro años de prisión, si bien poco antes del inicio de la vista en la Audiencia de Valladolid sus letrados han llegado a un acuerdo con el Ministerio Fiscal para que las penas finalmente impuestas quedaran reducidas a dos años y un día de privación de libertad.

 

En su fallo, la sala aplica a ambos la atenuante analógica de drogadicción y, amén de la referida pena privativa de libertad, acuerda imponer a Eduardo J.S.V, el pago de una multa de 1.400 euros y a su compañero de banquillo una de 600, frente a los 4.000 y 1.000, respectivamente, solicitados inicialmente.

 

Los hechos se remontan a julio de 2010 y se circunscriben a la 'Operación Triquina' practicada por la Guardia Civil en diferentes puntos de la provincia vallisoletana, concretamente en las localidades de Medina del Campo, Olmedo, Pedrajas de San Esteban e Íscar, y que se saldó entonces con la detención de casi una decena de presuntos implicados.

 

En ese escenario se detuvo el día 14 de julio al joven Héctor M.V, vecino de Medina del Campo y a quien en el momento de su detención se le ocuparon 18,73 gramos de cocaína, si bien en el registro posterior de su vivienda, sita en la Plaza de San Miguel de la referida villa, la Guardia Civil se incautó de otros 3,78 gramos de cocaína, con un valor de 429 euros en su venta al por menor y de 656 vendidos al 'menudeo', y 2,34 de marihuana con un valor de 9 euros, junto con dos picadoras, sustancia de corte y una libreta morada con anotaciones.

 

 Al día siguiente, dentro de la misma operación pero sin vinculación personal entre los acusados, se interceptó igualmente a Eduardo J.S.V, de 53 años y vecino de Pedrajas, tras practicar un registro en su vivienda, en la Plaza de San Agustín, e intervenir los agentes actuantes 29,88 gramos de cocaína--valorados en 1.121 euros vendidos por gramos y en 1.467 por dosis--junto con un molinillo, una balanza y recortes de plástico con restos de la misma droga, un rollo de alambre, tenazas y 2.000 euros en billetes de 50, 20 y 10 euros.