Los desempleados de larga duración en Castilla y León han aumentado un 25 por ciento en dos años

Oficina de prestaciones de la Plaza del Poniente, en Valladolid. TRIBUNA

La comunidad autónoma ha pasado de 114.630 parados de larga duración en 2012 a 143.480 en 2013.

Randstad ha analizado los últimos datos de la Encuesta de Población Activa del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el tiempo de búsqueda de empleo de los profesionales desocupados. En nuestro país, reducir el periodo que se destina a encontrar un trabajo es una de las prioridades laborales, puesto que cuando se vive en situación de desempleo se produce un impacto negativo que afecta a todos los niveles.

 

Atendiendo a los informes trimestrales emitidos durante 2013, Randstad ha calculado la media de Castilla y León de desocupados de larga duración (personas en situación de desempleo desde hace más de 12 meses), en unos 143.480 para 2013, y 114.630 para 2012, lo que supuso un aumento del 25%.

 

Con respecto a la media nacional (16%), Castilla y León se sitúa 9 puntos porcentuales por encima del promedio. Concretamente, en España, se registró un total de 3.508.100 desempleados de larga duración en 2013, frente a los 3.027.875 en 2012.

 

En cuanto a comunidades autónomas se refiere, Asturias, Castilla-La Mancha y Cantabria fueron las que mayor incremento registraron (34%, 29% y 27%), llegando en 2013, respectivamente, a una media trimestral de parados de larga duración de 69.375, 190.225 y 31.425. En el otro lado de la balanza se encuentran las regiones donde menos ha crecido el número de parados de larga duración durante 2013. Esta lista la encabeza Baleares (con solo un 4% de aumento y 63.700 parados de larga duración), La Rioja (5%, con 15.525), y Extremadura (8%, con 95.175).

 

Por cantidad acumulada de parados de larga duración, destacan sobre el resto cuatro comunidades autónomas que acaparan un mayor número. Se trata de Andalucía (3.464.900), Cataluña (1.981.400), la Comunidad Valenciana (1.701.100) y la Comunidad de Madrid (1.555.200). Estas cifras contrastan con las regiones que presentaron los datos más bajos: La Rioja (62.100), Navarra (112.400), y Cantabria (125.700). Por su parte, Castilla y León cuenta con 573.900 desempleados que llevan más de 24 meses intentando encontrar un trabajo.

 

Aumentan sobre todo los parados que llevan en desempleo más tiempo

En lo que se refiere al total acumulado de desempleados de larga duración durante los cuatro trimestres, la cifra pasó de 12.111.500 en 2012 a 14.032.400. De éstos, 5.351.500 correspondían a los que llevaban buscando trabajo entre uno y dos años, mientras que los que habían empleado más de dos años en encontrar trabajo alcanzaban los 8.680.900.

 

Randstad también ha analizado la evolución teniendo en cuenta la situación laboral previa de los demandantes de empleo, esto es, si se trata de personas desocupadas que buscan su primer empleo o si ya habían trabajado antes en alguna ocasión.

 

De las 3.508.100 personas de media que buscaban trabajo durante 2013, casi la totalidad ya habían estado empleadas anteriormente, unas 3.206.675. Por su parte, unas 301.425 personas no habían accedido a ningún empleo todavía. Con respecto al año anterior, la evolución fue muy similar, ya que se registraron, respectivamente, unos aumentos del 16% (ex trabajadores) y del 15% (sin empleo previo).