Los contribuyentes del IRPF pagarán entre el 19,5% y el 49% en 2015, tras los cambios aprobados por las CCAA

Los contribuyentes del IRPF tributarán este año entre un tipo mínimo del 19,5% y uno máximo del 49%, tras los cambios introducidos por las comunidades autónomas en la escala autonómica del tributo, según el 'Panorama de la Fiscalidad Autonómica y Foral 2015' presentado este martes por el Registro de Economistas Asesores Fiscales (Reaf-Regaf).

El pasado 1 de enero entró en vigor el nuevo IRPF, que reduce de siete a cinco el número de tramos del impuesto y se rebajan los tipos. Así, el tipo mínimo de la escala estatal se ha situado en el 20%, por lo que el 19,5% de algunas comunidades es algo inferior, mientras que el máximo está en el 47%, pero se eleva al 49% en ciertas regiones.


Las comunidades autónomas tienen competencia para modificar la escala autonómica del impuesto, dado que tienen cedida la recaudación del 50% del mismo, por lo que como consecuencia de estos cambios, el tipo mínimo que efectivamente pagarán los contribuyentes este año se moverá entre el 19,5% y el 22%, mientras que el máximo variará, según la comunidad, entre el 44,5% y el 49%.

En concreto, trece comunidades autónomas han modificado la tarifa autonómica del IRPF este año y, además, Baleares regula por primera vez algunos mínimos familiares.

En el Impuesto sobre el Patrimonio, las principales novedades también apuntan a Baleares, que ha subido el mínimo exento de 700.000 a 800.000 euros, y a La Rioja, que ha aprobado una bonificación del 50%.

En el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, se producen pocos cambios y sólo resalta que en Aragón se ha elevado la bonificación (del 50% al 65%) tanto para transmisiones 'inter vivos' como para 'mortis causa', mientras que en Extremadura se establecen bonificaciones del 99% para descendientes menores de 21 años y deducciones importantes para bases que no superen los 600.000 euros si se trata de familiares directos.

A la vista de estos datos, el Reaf sigue advirtiendo de problemas de gestión por la existencia de diferentes plataformas de presentación de autoliquidaciones, así como de la diferente tributación en muchos impuestos, especialmente en Sucesiones, según el lugar de residencia, que está provocando "controversias" entre regiones.

También destaca que es urgente revisar la tributación de la riqueza y su transmisión, y añade que la fiscalidad por Actos Jurídicos Documentados es un "lastre" para muchas operaciones solo por escriturarlas.