Los contratos de formación aumentan un 39 por ciento en Castilla y León durante la primera mitad del año

Oficina, ordenadores, trabajo, trabajando, empleo, desempleo, paro, trabajador

Burgos es la provincia castellanoleonesa que más ha crecido, por encima del 70%, seguida de Soria (64%) y Segovia (56%).

El primer semestre del año acumula más de 4.200 contratos de formación en Castilla y León, una cifra que supone un 38,8% más que en 2014. Se trata del tercer incremento más pronunciado a nivel nacional, sólo superado por La Rioja (+90%), Asturias (+66%) y Euskadi (+42%), según el estudio elaborado por Randstad y recogido por Europa Press.


A nivel nacional, se han registrado más de 83.800 contratos durante los primeros seis meses de 2015, un 23,7% más que en el mismo periodo de 2014. Esta cifra se ha triplicado respecto a 2010, cuando se realizaron más de 24.900. Este tipo de contratación ha experimentado tres años de incrementos consecutivos.

Del total de contratos que se han realizado durante los seis primeros meses del año, los de formación suponen el 0,98%, frente al 0,38% de 2010. Desde 2012, esta modalidad de contratación ha incrementado su presencia en el mercado laboral.

La región donde se encuentre el profesional resulta determinante a la hora de acceder al mercado laboral a través de un contrato de formación. El análisis de Randstad resalta que todas las comunidades autónomas, a excepción de Cantabria (-42,6%), han aumentado sus cifras de contratos de formación durante el primer semestre del año.

En el caso de Castilla y León, este incremento se ha situado en el 38,8%, pasando de 3.085 contratos en 2014 hasta los 4.283 registrados en 2015.

La Rioja es la comunidad autónoma que ha experimentado un mayor aumento respecto a los seis primeros meses de 2014, con una variación positiva del 90%. Le siguen Asturias, Euskadi y Castilla y León, todas ellas con crecimientos por encima del 40%. Comunitat Valenciana, Madrid y Extremadura también se sitúan por encima de la media nacional (+23,7%) con un incremento del 37,7%, 34,7% y 31,1% respectivamente.

Por debajo de la media nacional, se encuentran Catalunya (22,9%), Andalucía (17,3%), Canarias (15,9%) y Murcia (14,7%). Castilla-La Mancha y Navarra, por su parte, registran un crecimiento inferior a los dos dígitos.

Además de las comunidades autónomas uniprovinciales de La Rioja y Asturias, que ya se han mencionado al analizar la situación por regiones, el estudio de Randstad detecta que Burgos, Álava y Soria son las provincias españolas donde se han registrado las variaciones más pronunciadas, todas ellas con incrementos de entre el 60% y el 70%.

En el lado opuesto, el análisis elaborado por Randstad revela que, además de Cantabria, tres provincias han experimentado un descenso de sus contratos de formación en el último año. Guadalajara (-10,4%), Santa Cruz de Tenerife (-1,5%) y Zamora (-0,7%) son las tres únicas provincias -junto a Cantabria- con variaciones negativas respecto a 2014.

CON EDUCACIÓN SUPERIOR

Del total de contratos de formación registrados a nivel nacional (83.800), el 64,9% ha sido a trabajadores con educación secundaria o superior. Es decir, dos de cada tres contratos los han firmado profesionales pertenecientes a este colectivo. Por su parte, los contratos de formación realizados a profesionales con estudios primarios suponen el 35,1% del total.

En su análisis, Randstad destaca que los profesionales con educación superior son el colectivo que más se beneficia de los contratos de formación.

Durante el primer semestre del año, más de 54.400 trabajadores con educación secundaria o superior han firmado un contrato de este tipo. Estos profesionales han experimentado un incremento del 17,9% respecto al mismo periodo del año anterior, cuando se registraron más de 46.100. Respecto a 2010, se ha duplicado su presencia en el mercado laboral, ya que han pasado de 21.300 a 54.400.