Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

Los contratos convertidos en indefinidos descendieron un 1% en Salamanca respecto a 2012

De enero a mayo de 2013 en Castilla y León se convirtieron en indefinidos un total de 7.542 contratos, lo que supone un aumento del 1,1% frente a los datos de la 2012.

Los últimos estudios de la empresa Randstad señalan que la estabilidad laboral es el factor más importante para la mayoría de los trabajadores. Conscientes de esta realidad, Randstad ha querido analizar los últimos datos publicados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) sobre la contratación indefinida. Concretamente, se ha centrado en los contratos que, siendo de otra tipología inicialmente (obra o servicio, eventuales por circunstancias de la producción, interinidad, temporales de personas con discapacidad, de relevo, sustitución por jubilación, prácticas y formación), acabaron convirtiéndose en indefinidos.

 
Según el análisis de Randstad, de enero a mayo de 2013 en Castilla y León se convirtieron en indefinidos un total de 7.542 contratos, lo que supone un aumento del 1,1% frente a los datos de la 2012 del mismo periodo de tiempo. Entre las provincias con un mayor aumento destacan Soria (13,2%) y Palencia (9,2%). Por el contrario, Ávila y Valladolid han sufrido un descenso de -10,3% y -3% respectivamente. Si se comparan los datos de contratos indefinidos de mayo de 2013 (1.422) respecto a abril, esta comunidad autónoma presenta un descenso del -9,7% (la nota contiene datos por provincias de contratos convertidos en indefinidos más adelante). En Salamanca, los datos recogidos arrojan una bajada del 1%.

 

A nivel nacional, en España se convirtieron en indefinidos un total de 166.765 contratos, lo que ha supuesto un ligero descenso del -0,4% frente a los 167.506 que se firmaron en el mismo periodo del año anterior.  Esta reducción del número de conversiones de contratos a indefinidos a nivel general no ha sido igual en lo que se refiere a género. Mientras que en los hombres bajó de 90.505 contratos a 89.083 (datos de enero a mayo de 2012 frente al mismo periodo de 2013), en el caso de las mujeres no solo no ha registrado un descenso sino que además aumentó en 681 personas, pasando de 77.001 a 77.682 contratos.

 

Estas cifras reflejan que el género también condiciona las conversiones en indefinidos de los contratos. En el caso de los hombres, el montante total superó al de mujeres en alrededor de un 12%, tanto en mayo como en abril de 2013. Atendiendo al último mes analizado (mayo de 2013), el número total de contratos convertidos en indefinidos fue de 33.269, de los que 17.577 correspondieron a hombres y 15.692 a mujeres. Durante mayo de este año se vieron reducidos en un -1,8% respecto al mes anterior, pero el descenso fue mucho más significativo en el caso de la variación anual, ya que la reducción fue de un -10,4% comparado con mayo de 2012.


Si analizamos la evolución de la conversión de contratos en indefinidos durante el mes de mayo en los últimos años, éste se muestra muy irregular. En mayo de 2012 se registró un aumento de un 9,59% respecto al mes anterior y un descenso de un -15,52% comparado con el mismo mes del año anterior (mayo 2011). Sendos valores correspondieron en mayo de 2011 a un 10,73% y un 8,37%, respectivamente; en mayo de 2010, a un 6,04 y un -5,97; y en mayo de 2009, a un -6,59% y un -37,26%.

 

A diferencia de mayo del presente año, abril de 2013 experimentó un comportamiento sin grandes altibajos. En total, en abril de 2013 se convirtieron a indefinidos 33.883 contratos (17.960 firmados por hombres y 15.923 por mujeres). Respecto al mismo mes del año anterior (abril de 2012), se produjo un descenso de un -0,04%, cifra que se torna positiva al comparar el mes que le precede (marzo de 2013), registrándose un ligero aumento del 1,53%. 

 

Navarra y Extremadura, con los mayores incrementos en conversiones

 

Las CC. AA. que lideraron el ranking de regiones con mayor número de conversiones en indefinidos en lo que va de año han sido Cataluña (35.033), Comunidad de Madrid (28.010), Andalucía (21.400), Comunidad Valenciana (17.117),  Canarias (9.929), Galicia (9.349), Castilla y León (7.542) y País Vasco (6.265).

 

Los mayores incrementos en el número de conversiones con respecto al mes anterior lo protagonizaron Navarra (51,8%), Extremadura (39,5%), y las Islas Baleares (18,8%). En el otro lado de la balanza se encuentran los descensos más pronunciados, que fueron registrados por las regiones de Cantabria (-15,2%), Castilla-La Mancha (-13,9%), y la Comunidad de Madrid (-13,4%).  
 

A más formación, más posibilidades de ser contratados

De los 33.269 contratos que se convirtieron en indefinidos en mayo del presente año en España, tan solo 6.475 correspondieron a personas que, o no tenían estudios (2.091), o únicamente habían finalizado los estudios primarios (4.384). Esta cifra aumenta hasta los 26.794 al contabilizar los trabajadores con estudios secundarios y postsecundarios.  

 

El grosso de las conversiones a indefinidos se centra sobre todo en las personas que cuentan con estudios secundarios de educación general (con 19.072 contratos en mayo de 2013), la formación mayoritaria de la población activa.   

 

Estos datos de mayo de 2013 fueron muy similares a los de abril, detectándose ligeros descensos en la conversión de contratos en indefinidos en personas sin estudios, con estudios secundarios de educación general, técnicos profesionales superiores y segundo y tercer ciclo.

 

Contratación temporal, trampolín a un empleo estable


Si se desglosan los contratos convertidos en indefinidos durante mayo de 2013 según la tipología inicial de los mismos, los más numerosos fueron los eventuales por circunstancias de la producción, alcanzando la cifra de 118.907. Le siguieron los de obra o servicio, con 34.788 contratos, y los de prácticas, con 4.407. El resto registraron cifras menores; los contratos de interinidad (3.304), relevo (2.985), temporales de personas con discapacidad (1.358), formación (773 ), y sustitución por jubilación (151).  


Independientemente de la modalidad del contrato de que se trate, lo cierto es que, ante los 4,76 millones de parados que hay en España (según los últimos datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social) el empleo es una prioridad en la actualidad.  

 

En esta línea, Ransdstad ha detectado que en los últimos años el atractivo de tener un contrato temporal ha aumentado. Tal es así, que, de acuerdo a la última oleada del informe Randstad Workmonitor correspondiente al segundo trimestre de 2013, para el 62,1% de los españoles el trabajo temporal podría ser un trampolín hacia un empleo estable, una cifra por debajo de la media internacional, situada en el 73%.

 

En este sentido, el estudio señala que el 94% de los españoles preferiría tener un trabajo temporal a no tener empleo, siendo nuestro país el primero del ranking a nivel internacional en este pensamiento. Le siguen Chequia (93,4%), Nueva Zelanda (93,2%) y Reino Unido (92,8%). Sin embargo, todavía un 40,8% de los españoles encuestados por Randstad siguen viendo esta modalidad de contratación más bien orientada a los jóvenes menores de 25 años, un porcentaje ligeramente superior a la media (42,7%).