Los compañeros del asesino de Medina: "Estaba tenso y muy nervioso y no dejaba de mandar mensajes con el móvil"

P.P.O.T. trabajaba en la fábrica riosecana de Visteon. La noche anterior al asesinato se mostró "nervioso y desquiciado y estuvo toda la noche mandando WhatsApp", dicen algunas fuentes.

“Estuvo todo el rato con el teléfono mandando WhatsApp. Se le veía desquiciado, nervioso y muy tenso”. Habla un empleado de la factoría riosecana de Visteon, donde trabajaba el asesino de la joven María del Henar G.L, de 32 años, fallecida este jueves tras recibir un disparo en la cabeza a manos de su expareja.

 

P.P.O.T. trabajaba en la fábrica de Medina de Rioseco, dedicada a la fabricación de componentes de automoción, desde el pasado mes de octubre. Sus compañeros le habían notado nervioso, despistado y tenso en los últimos días, donde no se despegaba de su teléfono móvil.

 

Incluso el día anterior cuando regresaba a Valladolid con otros compañeros a punto estuvieron de tener un accidente ya que conducía y mandaba mensajes a la vez, según relatan las mismas fuentes. El martes trabajó en el turno de noche. Finalizó su trabajo a la seis de la madrugada y regresó a Valladolid junto a otros empleados. Horas más tarde se desplazaba a Medina del Campo, donde residía su ex pareja con la que tenía un niño de un año de edad, y al filo de las cuatro de la tarde disparaba a la joven que residía en la Villa de las Ferias.

 

Tras conocer la noticia, el ambiente vivido en la fábrica era de consternación y de impotencia, según relataba uno de los empleados que compartió línea de montaje junto al ahora asesino.

Noticias relacionadas