Los cocodrilos tienen una segunda articulación en la mandíbula

Cocodrilos

Los cocodrilos han mantenido oculta hasta ahora una segunda articulación en la mandíbula que ayuda a distribuir la fuerza extrema de su mordida, la más poderosa de cualquier animal vivo.

 

Los cocodriloideos, que incluyen lagartos, cocodrilos y caimanes, viven en regiones tropicales y templadas de todo el mundo y son los principales depredadores en entornos acuosos. Con una fuerza de aplastamiento de más de 16.000 newtons, tienen una mordedura heredada de la era mesozoica, cuando sus antepasados gigantes coexistido con el T-rex y otros mordedores impresionantes. En comparación, la mordedura humana típica implica alrededor de 500 newtons de fuerza.

 

El equipo de investigación de Casey Holliday, de la Universidad de Missouri, hizo el descubrimiento mediante el uso de una variedad de herramientas de imágenes y modelado 3-D para investigar los huesos, cartílagos y tejidos de la cabeza de cocodrilo.

 

Al parecer, la segunda articulación ayuda a distribuir la fuerza de mordida a lo largo del cráneo y estabiliza la mandíbula para evitar que se tuerza durante la alimentación. Los mamíferos tienen sólo una articulación de la mandíbula; pájaros, lagartos, serpientes y peces tienen múltiples juntas flexibles en sus cabezas, aunque no todas están consideradas articulaciones de mandíbula.

 

Por otra parte, debido a que la segunda articulación de la mandíbula los cocodrilos es similar en estructura a la articulación temporomandibular en las personas, Holliday opina que los hallazgos podrían tener relevancia para la comprensión de un grupo de trastornos relacionados con la mandíbula dolorosa conocida como disfunción de la articulación temporomandibular. Las causas de esta dolencia, que afecta hasta un 30 por ciento de los adultos, no están bien entendidas.

 

Los resultados serán presentados en el congreso anual de la American Association of Anatomists, durante el evento Experimental Biology 2016.