Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Los clásicos vuelven como regalo estrella para los Reyes Magos

Playmobil, juegos de construcción o los artículos relacionados con las series de televisión infantiles son los más solicitados por el pequeño público vallisoletano. Los más pequeños y los expertos del sector ofrecen en este audiovisual su opinión y preferencias.

Los más pequeños de la casa lo tienen claro; este año se han portado muy bien y saben qué es lo que quieren que sus majestades de Oriente les traigan en forma de regalo que, como no podía ser de otra forma, ya esperan con muchas ganas. Pero este año hay una pequeña novedad entre los niños vallisoletanos, y es que los clásicos volverán a las sacas de los camellos.

 

Juegos de construcción al estilo Lego, los famosos muñequitos de Playmobil o algunas series como Peppa Pig se han colado entre los favoritos de los pequeños. “Los muñecos Playmobil, Peppa Pig, los Furbys, las pistolas Nerf...”, explica David Dehesa, encargado de la sección de juguetería de El Corte Inglés.

 

Algo con lo que se muestra de acuerdo Marina Muñoz, de todo un clásico de juguetes como es la tienda de Justo Muñoz. “Este año han triunfado los clásicos, se ha vuelto un poco a la idea de hace unos cinco años”, secunda la encargada. “A los padres les gusta que sean divertidos y en muchos casos educativos, por lo que los juegos de Educa también están teniendo mucha salida”.

 

En lo que también coinciden ambos es en que este año la salida de la crisis parece verse más cerca, al menos en cuanto a ventas se refiere. “Desde luego hemos notado un incremento de gasto, este año ha ido mucho mejor que el pasado”, indica David. “Es importante en este sentido que los juguetes es algo a lo que no se renuncia, es algo imprescindible Navidad tras Navidad”.

 

“Para estos Reyes ha habido muchas más ventas, es evidente que hay mucha más gente que ha venido a por regalos”, explica por su parte Marina. Algo imposible de negar, dado el trajín que existe estos días en los pasillos de las tiendas.

 

Ya solo queda que, ahora que sus majestades ya están ultimando los preparativos para emprender el viaje, los niños hayan sido buenos.