Los cines Roxy echan la persiana tras 78 años de andadura

El día 8 de enero proyectarán su última película. El edificio, situado en la calle María de Molina, será readaptado como el salón de juegos del Casino de Castilla y León que se muda a la capital desde Boecillo.

Los vallisoletanos cines Roxy, que comenzaron su andadura en marzo de 1936, apagarán definitivamente sus proyectores el próximo 8 de enero. Así lo ha comunicado oficialmente la gerencia del cine en un escrito remitido a los medios de comunicación para despedirse de los vallisoletanos.

 

En el comunicado aseguran no querer haber llegado a este desenlace “pero es el momento del final de nuestra actividad y es obligada la despedida”. Más de cuatro generaciones han pasado por nuestras instalaciones; hemos vivido juntos todos los cambios de esta ciudad, hemos participado de sus alegrías, tristezas y hemos aportado nuestro granito de arena a su esencia, siempre intentando estar en contacto con ella y, sobre todo, muy cerca de lo más importante para nosotros: nuestros clientes”, aseguran.

 

Antes de relatar la historia de este emblemático lugar en Valladolid, desde la gerencia se dice que con el cierre de la sala del cine "se va una parte de la magia que esta actividad encierra”.

 

 

“Han pasado muchos años desde aquel  4 de marzo de 1936, cuando dos hermanos hicieron realidad el sueño de dotar a Valladolid del mejor cinematógrafo de la época. Su sueño ha durado 78 años y no me cabe ninguna duda de que, aunque ya no haya una pantalla donde proyectar, los muros del Cine Roxy seguirán en pie y en ellos siempre se mantendrá viva la magia de un cine que trajo a la ciudad las mejores películas y los más avanzados medios de proyección”, prosigue el comunicado.

 

Explican también que se van con “buena cara” y la ilusión “abierta” a nuevos proyectos, antes de agradecer a “espectadores, trabajadores, proveedores, distribuidores, patrocinadores, críticos cinematográficos y amigos”. A pesar de la clausura, “nuestro amor por el cine permanece muy vivo y por ello, lo mejor es proclamar a los cuatro vientos... que siga el espectáculo”.

 

TRASLADO DEL CASINO

 

El cierre de los Cines Roxy es solo el primer paso para que el edificio acoja la sala de juego del Casino de Castilla y León. Ya tiene luz verde de la Junta de Castilla y León y el Casino trasladará parte de sus dependencias desde la localidad vallisoletana de Boecillo hasta la capital, aunque no el restaurante. En unos meses podrían comenzar las obras para que este edificio, propiedad del productor Enrique Cerezo, mude su actividad cinematográfica a la del juego de azar.