Los chicos de Porfi Fisac reaccionan, remontan y logran la cuarta victoria consecutiva

Segunda salida de la temporada para el MyWiGo Valladolid y segunda victoria a domicilio. En este caso se impusieron al Club Ourense Baloncesto por un ajustado (68-70).

Club Ourense Baloncesto (68): Deividas Busma (3), Salva Arco (14), Eduardo Martínez (9), Pedro Rivero (5) y Fieler (5)- quinteto inicial- Rejón (7), Brown (3), Cristian Díaz (2), Benjamín Allison (5), Marcos Suka-Umu (15). 
 

MyWiGo Valladolid (70): Jonatan Arranz (2), Montañez (8), Pino (0), Lucas (6), Rubio (15) –quinteto inicial- Pape (-), Uriz (16), Astilleros (-), Iván Martínez (5), De la Fuente (12), Stobart (0) y Rakocevic (6).
 

Árbitros: Juan Alberto Pinela García y Esperanza María Mendoza Holgado. 
 

Incidencias: Partido correspondiente a la 5ª Jornada de Liga Adecco Oro disputado en el Pazo de los Deportes Paco Paz de Ourense.

Un triunfo nada fácil logrado en una de las canchas más difíciles de esta temporada, el Pazo de los Deportes Paco Paz, lugar que el conjunto vallisoletano no visitaba desde hace trece temporadas. Porfirio Fisac apostó de inicio por un quinteto dirigido por el base Jonatan Arranz, acompañado de Román Montañez, Pino, Lucas y Guille Rubio.

 

Mal arranque de partido para los chicos de Pisuerga, y no solo porque abriera el marcador Eduardo Martínez para los locales desde la línea de tres, sino porque los morados, en este caso también de amarillo, veían como se les resistían los lanzamientos de triple, mientras que a Ourense le sonreía la suerte en ese aspecto. A esto hubo que sumar las pérdidas de balón, lo que llevó al conjunto gallego a lograr un parcial de 8-0 y marcar distancias en el marcador (13-4), en el ecuador del primer periodo. Ni la entrada a pista de Mikel Uriz para dirigir el juego pucelano servía para despertar.

 

Y es que cualquier mínima reacción morada era respondida por otra mayor de los locales, por lo que por mucho que el MyWiGo Valladolid encestaba, no lograba acercarse a su rival. Así, los de Gonzalo García de Vitoria cuajaron una ventaja de diez puntos a poco más de un minuto para el final del cuarto (20-10), tras un tiro libre transformado por Pedro Rivero. A pesar de esas diferencias, no fue del todo malo el resultado con el que finalizó el primer periodo, pues los de Porfi acabaron seis abajo (20-14).

 

En el segundo cuarto comenzó a cambiar la película. Poco a poco el MyWiGo Valladolid se fue acercando en el marcador, aunque sin hacer un juego bonito y sin haber logrado todavía encestar desde la línea de 6,75. El primero en variar el luminoso fue Sergio de la Fuente con cuatro puntos consecutivos para los visitantes (20-18), lo que provocó que el técnico local solicitara tiempo muerto.

 

Algo que surtió efecto pues Brown colocó un triple en la jugada siguiente (23-18). En esa escalada vallisoletana también influyó el menor ritmo anotador de los gallegos. Dos minutos pasaron hasta que se varió el marcador con la canasta de Allison para los locales (25-18) cuando restaban más de seis minutos para el descanso. Después, Valladolid continuó aproximándose a su rival poniéndose a solo 2 puntos gracias a un tiro acertado de Mikel Uriz (26-24).

 

Tras un intercambio de canastas, a falta de un minuto y medio para el final del periodo, MyWiGo Valladolid se colocó solo a un punto por debajo (31-30). Porfi Fisac pidió tiempo muerto para elaborar la jugada que pondría a su equipo por encima. Sacaron los locales, pero no acertaron su tiro de tres; Román capturó el rebote y apostó por agotar el tiempo restante. Él mismo se jugó el lanzamiento en el último segundo pero no entró y la bocina indicó el camino a vestuarios. 

 

Mucho más enchufado empezó el encuentro en la segunda parte el MyWiGo Valladolid. Si en la primera mitad Valladolid adolecía de falta de acierto en triples, la medicina en forma de discurso de Porfi Fisac fue efectiva, pues a la canasta de Rubio, siguieron dos triples consecutivos de la muñeca de Rakocevic (35-38). También Rubio se contagió de ese acierto exterior, pues logró 5 puntos consecutivos con dos tiros libres y un triple que ponía a su equipo 8 puntos arriba, (35-43).

 

El Valladolid no paró ahí y se convirtió en un rodillo sobre los de Ourense y en una máquina de sumar puntos, manejada también por Sergio de la Fuente y por el director de juego morado, Mikel Uriz.

 

Entre todos llevaron  la tranquilidad al marcador poniendo el (40-51), once arriba. Nada que ver con lo visto en la primera mitad del partido. Sin embargo, tras otro triple morado, de Iván Martínez (43-54), los de Pisuerga comprobaron cómo no se puede perder la concentración en ningún momento, pues eso permitió al Club Ourense Baloncesto conseguir un parcial de 6-0 para poner el (49-54) con el que acabó el cuarto.

 

 

Esa buena racha en la que entró el conjunto local continuó en el inicio del último periodo, aunque el MyWiGo Valladolid tampoco bajó los brazos. Se esperaban unos minutos muy disputados y así fue. Cada canasta de uno de los equipos era contestada por el rival. Los vallisoletanos continuaron por encima en el luminoso pero con mucho sufrimiento viendo como Ourense se aproximaba.

 

De esta manera, los locales se pusieron a un punto (55-56), pero un acertado triple del veterano Montañez permitió respirar a su equipo (55-59). Los interiores del MyWiGo que estaban en pista, De la Fuente y Rubio, sumaron otros cuatro puntos (55-63), pero un acertado tiro de tres del ex jugador morado Suka-Umu, volvió a acercar a los gallegos (58-63). Los últimos minutos estuvieron marcados por los nervios y la tensión, pues el encuentro se convirtió en un toma y daca en el que cualquiera de los dos conjuntos podía ganar.

 

A dos minutos del final, el también ex morado Guillermo Rejón transformó un 2+1 que puso a su equipo a solo cuatro puntos de los vallisoletanos (61-65). Pero Mikel Uriz no desaprovechó su oportunidad, y en el último minuto de choque logró hacer buenos sus lanzamientos desde la línea de tiros libres, lo que favoreció una ventaja de seis (63-69) para Valladolid. Ninguno de los dos grupos estaba dispuesto a renunciar a la victoria, lo que fue muy evidente en la lucha de cada balón.

 

Lanzó Rejón un triple que no entró e inmediatamente los jugadores vallisoletanos se lanzaron a por el rebote. Importante también fue la veteranía de Román Montañez en la gestión de los últimos segundos, pues a nueve del final sacó una falta a favor. Dos tiros libres para él de los que encestó solo uno (65-70). Pero todo lo que fuera sumar en esos instantes finales se daba por bienvenido.

 

A penas quedaban segundos de choque que posibilitaran la remontada, pero Rejón cogió el rebote y Balmaseda acertó su tiro desde la línea de triple colocando el (68-70) definitivo. Se mantiene así invicto el MyWiGo Valladolid, que logró sumar su cuarta victoria en cuatro partidos.