Los centros de salud de Valladolid incorporan el Programa de Cribado de Autismo

El consejero de Sanidad, en el centro, durante la presentación del Programa de Cribado de Autismo en las áreas de Valladolid.

Tras su desarrollo en la fase de investigación en Zamoa y Salamanca, se extenderá de manera progresiva a todos los centros de salud de Valladolid antes de implantarlo en toda la Comunidad. 

Se trata de un cuestionario realizado por la Universidad de Salamanca, que se incorpora a las revisiones rutinarias de los 18 y 24 meses y que permite detectar de forma precoz este trastorno en el desarrollo de los niños.

 

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, ha realizado este anuncio en la rueda de prensa antes de clausurar la jornada de presentación del Programa de Cribado de Autismo en las áreas de Valladolid, en la que se ha analizado el trabajo que durante diez años ha llevado a cabo un equipo de la Universidad de Salamanca en colaboración con el Sacyl y el instituto de Salud Carlos III.

 

Sáez Aguado ha manifestado que el programa comenzará a implantarse "centro a centro" en las dos zonas de salud de la provincia de Valladolid. Además la Consejería analizará cómo se aplica sin una tutela cercana de sus responsables antes de decidir si debe ponerse en marcha para toda la población infantil de Castilla y León.

 

Asimismo, Sáez Aguado ha subrayado que un tercio de la población dispondrá de este nuevo programa, que cuenta con la aprobación de los pediatras, y con el que se "pretende mejorar la detección precoz del autismo".

 

Además, el consejero ha indicado que en España y otros países desarrollados existe un nivel "muy bajo" de detección de autismo, algo que las familias han denunciado.

 

Por su parte el profesor de la Universidad de Salamanca y director de este proyecto, Ricardo Canal Bedia, ha resaltado la importancia que tiene que este proyecto se haya llevado a cabo en la Comunidad y ha destacado que este trabajo es fruto de un colectivo para "avanzar en la detección precoz del autismo.

 

Los TGD se han convertido en un objetivo prioritario, pues se trata de uno de los grupos diagnósticos que ofrece mayores dificultades para la identificación, el abordaje y la coordinación de las distintas actuaciones y necesidades que los pacientes requieren.

 

Para avanzar en esta línea, es absolutamente necesaria la continuidad y la coordinación asistencial entre Atención Primaria, los equipos de salud mental y de atención temprana.

 

Este Programa de Cribado se basa en la aplicación del llamado cuestionario M-Chat, un documento que contiene 20 preguntas y que el pediatra entrega a los padres para que lo cumplimenten en la visita de los 18 meses y en la de los 24.