Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Los Centros de Recuperación de Animales Silvestres han atendido a 14.800 ejemplares en 4 años

Los Centros de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS) que gestiona la Consejería de Fomento y Medio Ambiente han atendido en los últimos cuatro años a más de 14.800 animales.

En la actualidad existen dos centros de recuperación en Valladolid y Burgos, y tres centros de recepción en Segovia, Salamanca y Zamora que abarcan geográficamente toda la Comunidad.

El centro de Burgos, el más grande de la Comunidad, ha tenido un total de 193 ingresos desde su apertura, el 25 de marzo del 2015, de los que más de un 40 por ciento ya han sido liberados, mientras que en la actualidad hay 45 animales en proceso de recuperación. Un 68 por ciento de los animales son aves y un 27 por ciento mamíferos.

Las nuevas instalaciones ubicadas en la localidad burgalesa de Albillos cuentan con más de 16.300 metros cuadrados dentro de una parcela de 47.000 m2 que permitirían, si se considera necesario, ampliar el centro en un futuro.

A su vez, permiten atender simultáneamente a 100 aves y 25 mamíferos, siendo de referencia para las provincias de Burgos, Palencia y Soria, y de grandes mamíferos de la Comunidad. El centro es atendido por cinco personas entre las que se encuentra un veterinario, tres auxiliares de clínica veterinaria y un peón de limpieza-mantenimiento.

Las nuevas tecnologías aplicadas al cuidado de la fauna también tienen cabida en el centro, al igual que la utilización de energías limpias como la biomasa en la generación del calor/frío con el que se aclimata el edificio, y optimizando la luz natural para su iluminación.

Uno de los aspectos más destacados es la zona de voladeros, ya que cuenta con 17 que tienen dimensiones que van desde los 20 metros hasta los más pequeños de 5 metros. Esta variedad de formatos permite al equipo veterinario, organizar la recuperación de las aves en función de sus lesiones.

Al contar con diferentes tamaños y alturas en los voladeros, les permite organizar la fase de rehabilitación en función de la especie y sus necesidades específicas: aumento de musculación, perfeccionamiento del vuelo, valorar su evolución.

El centro vallisoletano, es el más veterano de la red, ha recibido hasta finales del mes pasado a 610 animales, de los que 187 ya han sido liberados. La gran mayoría de aves que han ingresado, son pollos o crías, que hasta el año que viene no podrán ser liberados. Estos datos suponen un incremento de 280 entradas con respecto al mismo periodo del año pasado.

Alguno de los animales que entran en este centro y que no pueden ser reintroducidos en la Naturaleza, pasan a formar parte de los programas de educación ambiental, con el que se quiere concienciar a la sociedad de la importancia del cuidado de las especies.

Otra de las labores que realizan los centros es la relacionada con la conservación ex situ y los posibles procesos de cría en cautividad dirigidos a aquellas especies en las que las medidas de conservación in situ no están dando los resultados deseados.

Estos centros aportan una significativa contribución en el campo del seguimiento del estado sanitario de la fauna silvestre de Castilla y León. Tanto en la imprescindible colaboración en programas de Sanidad Animal de la Consejería de Agricultura y Ganadería, como en el seguimiento y control de determinadas enfermedades que afectan a los animales silvestres, tales como la tularemia o la enfermedad aleutiana.

Las funciones principales que se realizan pasan por la recuperación de animales enfermos o heridos para su reintroducción en el medio natural; la crianza de pollos caídos de nidos o afectados por actividades humanas para su posterior liberación; la cría en cautividad de especies amenazadas para su reintroducción en el medio y reforzamiento de sus poblaciones silvestres; la determinación de las causas de mortalidad de cadáveres de animales encontrados en el campo; la detección y control de enfermedades de la fauna silvestre; la participación en proyectos de investigación y de seguimiento de fauna; la colaboración con programas de educación y sensibilización ambiental.