Los CEE incrementaronun 6,7 por ciento el empleo de trabajadores con discapacidad

La Consejería de Economía y Empleo ha destinado, entre 2011 y 2014, más de 76 millones de euros para políticas de apoyo a los Centros Especiales de Empleo de Castilla y León.

Los Centros Especiales de Empleo (CEE) han incrementado el empleo casi en un 7 % en el último año. El 31 de diciembre de 2014 se encontraban inscritos 196 CEE, en los que trabajaban un total de 4.303 trabajadores con discapacidad, lo que representa un 6,7 % más que el año anterior.

 

Desde 1995, año en que se traspasaron a la Comunidad las funciones y servicios en esta materia, se ha producido un importante aumento en el número de trabajadores con discapacidad en los Centros Especiales de Empleo, pasando de 770 a los 4.303 trabajadores que hay en la actualidad. Hay que destacar también la favorable evolución que está teniendo la contratación de trabajadores con discapacidad en Castilla y León, tanto en la empresa ordinaria como en CEE, que en el año 2014 ha aumentado en un 19,06 % con respecto al año anterior.

 

Los Centros Especiales de Empleo tienen por objeto la realización de un trabajo productivo, participando regularmente en las operaciones de mercado, asegurando un empleo remunerado y con ello la prestación de servicios de ajuste personal y social que requieran sus trabajadores con discapacidad, siendo, además, un medio para su integración.

 

En sus plantillas se integran el mayor número de personas con discapacidad que permitan sus capacidades productivas, representando, al menos, el 70 % respecto del total de los trabajadores.

 

Apoyos a los Centros Especiales de Empleo

La Junta de Castilla y León, en coordinación con el sector, desarrolla programas de promoción del empleo para las personas con discapacidad -tanto en el mercado ordinario de trabajo como en el mercado protegido a través de los CEE- con el fin de mejorar su acceso al mercado laboral, dado que el empleo se configura como el método más eficaz para luchar contra la exclusión social.

 

Por otra parte, en el marco de los Planes de Empleo y Estrategia Integrada de Empleo, se está fomentando la mejora empresarial, así como la reorientación de determinadas actividades de negocio que tradicionalmente desarrollan los CEE y que precisan de medidas que garanticen su sostenibilidad. Para ello destaca el esfuerzo que desde la Junta de Castilla y León se viene realizando en las políticas de apoyo a CEE, que en la actual legislatura alcanzó 76.800.000 euros.

 

En los últimos años, y como consecuencia de la difícil situación económica, los fondos estatales destinados a las políticas activas de empleo sufrieron una importante minoración, que determinó la disminución de los fondos transferidos a la Junta con destino a la Integración laboral de las Personas con Discapacidad. Sin embargo, la Junta ha mantenido el apoyo a las personas con discapacidad en los CEE, gracias a la incorporación de presupuestos autonómico del Plan de Estímulo para el Crecimiento y el Empleo, con el que se ha podido atender la subvención del 50 % del salario mínimo interprofesional (SMI) de los costes salariales de trabajadores con discapacidad en CEE, así como las ‘Unidades de Apoyo’ de los CEE.

 

En concreto, para el año 2015 se dispone de un presupuesto inicial de más de 18.600.000 euros, lo que supone un incremento del 3,9 % con respecto al año anterior, gracias a la incorporación de casi 4 millones de presupuesto autonómico que, unido a la transferencia finalista del Estado de 14.800.000 euros, va a permitir garantizar la atención del 50 % del SMI en los CEE de Castilla y León y de la financiación de sus unidades de apoyo.

 

Por otra parte, y gracias al momento de recuperación económica, será posible fomentar la integración de las personas con discapacidad en la empresa ordinaria, financiando, con hasta 3.907 euros, su contratación indefinida en jornada completa, o la parte proporcional en contratos parciales.

 

También hay que tener en cuenta el impulso dado al nuevo modelo de trabajo para la inclusión socio laboral que constituyen los ‘Itinerarios para el empleo’ de las personas con discapacidad intelectual que, junto a otras fórmulas complementarias, podrán facilitar una nueva salida laboral para muchos jóvenes en situación de exclusión, así como la aprobación de las directrices vinculantes para los órganos de contratación de la Administración de Castilla y León, que ha permitido en 2014 contratos a los CEE por un montante de 9,5 millones de euros.

 

El futuro de los Centros Especiales de Empleo

Es necesario adoptar medidas de futuro que permitan la sostenibilidad de los CEE. Por ello, la Junta, endiálogo abierto con el sector, considera necesario reflexionar sobre las causas y los efectos de la situación actual de dichos centros, así como los elementos claves que se deben reorientar con el fin de posicionarles como empresas viables, sostenibles y socialmente comprometidas. Para ello se firmó, el 3 de diciembre de 2013, un protocolo de colaboración entre la Junta, Fundación ONCE, FSC Inserta, FEACEM y FEACEM CYL, con el fin de impulsar la sostenibilidad y la consolidación de los CEE de Castilla y León.

 

Estudio del sector

Este acuerdo ha servido para hacer un estudio sobre los Centros Especiales de Empleo de Castilla y León, que muestra buenos datos del sector ya que considera el desempeño de los CEE en Castilla y León como muy positivo, además de ser un sector con un elevado impacto social, que goza de robustez financiera, y con una posición competitiva mejorable. En concreto, se puede destacar que la generación de impacto social recibe la calificación más elevada, así como que el retorno económico de los CEE de Castilla y León es de 1,7 euros por cada uno invertido por la Administración Pública.

 

Por otra parte, el estudio destaca que las tres cuartas partes de las personas con discapacidad en CEE trabajan en centros sobresalientes desde el punto de vista de impacto social y solidez económica, mostrando, el 78 % de los CEE, resultados positivos en el apartado financiero.

 

En cuanto a la estabilidad en el empleo, señala el estudio que un 63 % de los CEE tienen más del 60 % de sus empleados con discapacidad con contratación indefinida. Sin embargo, es el posicionamiento de los CEE en materia competitiva, el que presenta mayor margen de mejora, por lo que se le deberá prestar una especial atención. Y es que, es evidente que la elección de la actividad empresarial tiene un valor trascendental en la rentabilidad del CEE.

 

Para intentar mejorar en los puntos débiles y optimizar la rentabilidad de los CEE, el estudio plantea una serie de acciones o recomendaciones que inducen a una mayor profesionalización, mejorando sus modelos de gestión y negocio y generando sinergias que redunden en la mejora de la competitividad.

 

También señala propuestas como la incorporación de nuevas tecnologías, diversificar las fuentes de financiación, la integración de principios de transparencia como elemento de ventaja competitiva o avanzar hacia la convergencia salarial.

 

Por último, el enfoque más comercial y orientado al mercado, junto a la evolución hacia sectores de actividad con mayor valor añadido, son los aspectos más destacados para garantizar la sostenibilidad económica de los CEE.