Los Castaño, la familia de los mil y un partidos

Integrantes de esta familia recorren desde hace 30 años el arco político de izquierda a derecha y se han presentado con media docena de siglas, algunas, claramente contradictorias.

La política salmantina está llena de sagas que han logrado perpetuarse desde los primeros años de la democracia (y antes). Muchos apellidos se repiten y se acaban convirtiendo en habituales en las listas, aunque sólo algunos logran ser viejos conocidos de los votantes. Eso pasa generalmente con los que se convierten en santo y seña de una opción política a la que se mantienen fieles. Pero hay otros que no han dudado en ir moviéndose de unos partidos a otros y que han conseguido así una continuidad casi antinatura.

 

Podría ser el caso de la familia Castaño. La saga cuenta en la actualidad con dos integrantes en la primera fila de la política: David Castaño, procurador en Cortes por el flamante grupo de Ciudadanos, y su hermano Fernando Castaño, concejal por el Ayuntamiento de Salamanca por la formación 'naranja'. Sin embargo, no es la primera vez que este apellido pisa las tablas políticas... y tampoco han sido estos colores los suyos de siempre.

 

Su origen hay que buscarlo casi 40 años atrás. En 1979 aparece el nombre de Juan Castaño Casanueva como candidato suplente de UCD al Congreso; ese mismo año aparece entre los diputados de UCD en la Diputación de Salamanca; lo fue hasta 1982 cuando renunció. A partir de ahí inició un periplo por otras formaciones. En 1986 aparece como número uno en la lista del CDS por la provincia de Salamanca, y sale elegido diputado, cargo que ocupa hasta 1989. Aquel año repitó como candidato del CDS a las elecciones generales, pero no salió elegido y ya no volvería por el Congreso. Sin embargo, todavía encontró un partido en el que hacer carrera: el PP. Por estas siglas fue procurador en las Cortes de Castilla y León desde 1991 y hasta 2003, pasando por la diputación permanente del parlamento regional.

 

El final de su carrera política coincidió con el comienzo de la de su hizo, David Castaño. El ahora procurador en Cortes en Castilla y León ha pasado en pocos años por nada menos que cuatro partidos con los que se ha presentado a elecciones y ha obtenido cargos. Entre 2003 y 2007 fue concejal del PP en San Muñoz; entre 2007 y 2011 alcalde de esta localidad por Unión del Pueblo Salmantino; y entre 2011 y 2015 volvió a ser elegido primer edil, pero esta vez con el PSOE.

 

Terminada esa legislatura, entró en las candidaturas de Ciudadanos para las elecciones autonómicas con su cuarto partido, Ciudadanos. Un viaje completo de la derecha a la izquierda, y vuelta al centro pasando por un partido localista. La formación naranja dio la sorpresa y desde mayo de 2015 Castaño es procurador en Cortes por Ciudadanos.

 

El último de la saga es Fernando Castaño. En mayo de 2015 se hizo un hueco en la lista de Ciudadanos para las elecciones municipales; contra todo pronóstico, la formación de Albert Rivera logró cuatro concejales en su primer asalto al Ayuntamiento de Salamanca. Sólo unos meses después, fue elegido en primarias como número dos al Congreso de los Diputados, puesto que repite ahora. Por el momento, se mantiene fiel a Ciudadanos.