Los Bomberos actuaron en 2014 en 845 incendios y realizaron 907 rescates y salvamentos

El cuerpo de Bomberos celebra este año su 500 aniversario. Este jueves se ha iniciado con un acto institucional y un simulacro de actuación en un hipotético incendio en el Ayuntamiento de Valladolid.

El Cuerpo de Bomberos de Valladolid actuó en 845 incendios y realizó 907 rescates y salvamentos en situaciones de emergencia a lo largo de 2014, periodo en el que se contabilizaron 2.542 intervenciones, un cuatro por ciento más que en 2013.

  

Así lo ha puesto de manifiesto el director del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento, Javier Reinoso, durante el acto institucional que ha conmemorado, este jueves, el 500 aniversario del Cuerpo, creado en 1515 bajo el auspicio de la reina Juana I de Castilla.

  

En su intervención, Reinoso ha cifrado en 2.542 las intervenciones realizadas en el año 2014, un cuatro por ciento más que en el año precedente, de las que 845 corresponden a intervenciones en incendios urbanos, industriales, forestales o de cultivos y 907 fueron acciones de rescates y salvamentos en situaciones de emergencia y 671, asistencias técnicas.

  

El director, quien se ha referido también a los 119 avisos que resultaron ser falsas alarmas, se ha detenido también en las labores vinculadas a hábitos de seguridad y autoprotección, ámbito en el que se trabajó con 4.700 alumnos de 44 centros escolares.

  

Junto al acto institucional de hoy, se han programado otros eventos para conmemorar la efeméride, como la exposición abierta en el Museo de la Ciencia, que incide en la relación del Cuerpo con la ciencia y la tecnología, o las que tendrán lugar el día 8 de marzo, festividad de San Juan de Dios, patrón del Cuerpo: misa en la iglesia de la Vera Cruz, encuentro de fútbol contra la Policía Local, y jornada de puertas abiertas.

  

A lo largo del año, ha continuado, se van a suceder acontecimiento deportivos como el duatlón, programado para el mes de abril, el campeonato de España de fútbol siete en junio, el aquatlón - triatlón por equipos en julio, además de la XIX Carrera Memorial Vidal - Matarranz en homenaje a los bomberos fallecidos en acto de servicio, en el mes de octubre.

  

El programa se completa con la celebración, a finales de abril, del Congreso Nacional de la Asociación Española de Lucha Contra el Fuego (ASELF), en el Museo de la Ciencia; la presentación del libro 'Quinientos años de Bomberos de Valladolid' en la Feria del Libro, y la conmemoración el 21 de septiembre del 454 aniversario del gran incendio que asoló buena parte de Valladolid en 1561, que será recordado con la puesta en escena de una intervención contra el fuego en el casco histórico y una exposición documental sobre el Cuerpo de Bomberos.

  

La aprobación del nuevo reglamento de servicio permitirá dar soluciones de manera "rápida y eficaz" a asuntos internos, ha señalado Reinoso, después de que el alcalde de la ciudad, Javier León de la Riva, haya llamado a los vallisoletanos a acompañar al Cuerpo de Bomberos en las distintas actividades que realizará en 2015 con motivo de su 500 cumpleaños.

 

DESDE LOS MORISCOS DE SANTA MARÍA

  

En el acto, que ha comenzado con la declamación de la carta de otorgamiento por parte de la reina Juana I de Castilla, el alcalde ha recordado cómo la constitución oficial del primer Cuerpo de Bomberos tuvo lugar el 5 de enero de 1515 aunque en década anteriores, hacia 1499, ya operaba en la entonces villa una brigada de 30 personas de la comunidad morisca, expertos en carpintería, dedicada a sofocar fuegos por una cuantía de 3.000 maravedíes.

  

Este sistema no satisfacía a los moriscos, que no eran partidarios de que el trabajo se tasara una vez realizado, y fue causa de revueltas, según el regidor, quien ha señalado que en 1515 se dio la mencionada carta de otorgamiento al acuerdo entre el concejo y los 30 moriscos del barrio de Santa María, a quienes se eximió de acoger en sus casas a las personas que acompañaban a la Corte cuando viajaban a la ciudad.

  

Esa cédula real de doña Juana fue revalidada por su nieto Felipe II en 1563, apenas dos años después del incendio que en septiembre de 1561 destruyó todo el centro urbano, según León de la Riva, quien ha recordado la ubicación de depósitos en Ferrari, San Ignacio, Santuario o la iglesia de San Agustín y la encomienda del servicio a los cristianos del mismo barrio cuando los moriscos fueron desalojados.

  

"Valladolid es la cuna de uno de los servicios de extinción más antiguos de España, sino el más veterano de todos", ha señalado antes de precisar que, en los años siguientes, "primero fue el huevo" -el acopio de herramientas de extinción- "y luego la gallina" -la organización del sistema de aviso-.

  

Los dos incendios de 1755 y 1766 y la existencia de un comisario de incendios en 1833, además de la creación del Cuerpo de Bomberos y Serenos en 1840, dieron paso, en 1856, al Motín del Pan, que no contó con participación del Cuerpo, que se extinguió para, a continuación, avanzar hacia la profesionalización: se comenzó con la entrega de una gorra a 60 efectivos en la que se podía leer 'Bombero' y se continuó con la dotación de medios.

  

En 1900 y con Juan Agapito y Revilla como director se incrementó la cualificación y las técnicas de especialización y durante las siguientes décadas el Cuerpo intervino en los incendios de la fábrica de harinas de La Perla -junto al Puente Mayor- en 1911, y el de la Academia de Caballería, que destruyó en 1915 buena parte del inmueble castrense, así como el estallido del polvorín militar del Pinar de Antequera en 1940.

  

En la actualidad, el Cuerpo cuenta con 160 hombres y mujeres distribuidos entre la división operativa de intervención, con 159 efectivos entre suboficiales, sargentos, cabos, mecánicos-conductores y bomberos, encargados de dar respuesta a las llamadas de emergencia; otros seis efectivos componen la jefatura, el grupo de servicios generales y administración que dirige, coordina y organiza el Servicio.

 

  "Que esta conmemoración agite nuestras conciencias para valorar lo que la ciudad ofrece en lo que a seguridad se refiere", ha reclamado el alcalde antes de señalar que la seguridad y la confianza son dos de los aspectos "más valorados por los urbanitas del siglo XXI", detrás del cual está "el rostro y profesionalidad" de los bomberos.

 

Ver album