Los blaugranas empiezan a defender título en su mágica Málaga

Tenerife, sin Sekulic ni nada que perder, a ser un 'matagigantes'.

 

FICHA TÉCNICA


FC BARCELONA: Huertas, Navarro, Papanikolaou, Lorbek, Tomic --posible cinco inicial--; Pullen, Sada, Oleson, Hezonja, Abrines, Nachbar, Dorsey.

IBEROSTAR TENERIFE: Uriz, Blanco, Rost, Sikma, Fajardo --posible cinco inicial--; Gutiérrez, Richotti, Bivià, Heras, Chagoyen, Lampropoulos.

ÁRBITROS: Hierrezuelo, Bultó y Peruga.

PABELLÓN: Martín Carpena.

--HORA: 21.30 (Autonómicas).

El FC Barcelona y el Iberostar Tenerife pugnarán este viernes (21.30 horas/Autonómicas) en el último de los cuartos de final de la Copa del Rey de Málaga por una plaza de 'semis', en un encuentro inédito y en que los blaugranas parten como favoritos a tenor de que ha ganado los 15 duelos contra unos tinerfeños que acuden sin presión.

Después de 26 años sin ir a la Copa, el Iberostar Tenerife vive su tercera participación gracias a una buena primera vuelta en que se confirmó como una de las revelaciones en la Liga Endesa. Pese a perder a Blagota Sekulic, y tener todo en contra estadísticamente, los tinerfeños confían en dar la sorpresa y no volverse a las islas a las primeras de cambio.

Enfrente tienen a un FC Barcelona que es el vigente campeón copero, que ha ganado las dos ediciones disputadas en Málaga y que no conoce la derrota ante ellos. No obstante, el Iberostar está dispuesto a acabar con todos estos enemigos y números que les quieren hacer quedar como una 'cenicienta' cuando, en realidad, han demostrado ser ya un 'matagigantes' consumado.

Avisó de ello en la previa Xavi Pascual, consciente de que su Barça tiene que rendir a un gran nivel ante un equipo que les exigirá "mucho". Más allá de celebrar la mejora que han protagonizado desde inicios de temporada, con una mejor defensa y más capacidad ofensiva para anular la defensa rival, el técnico reconoció que deberán tirar también de las individualidades para acabar con el Iberostar Tenerife.

Con la única baja de Maciej Lampe, lesionado, los blaugranas acuden a Málaga con la intención de hacer tres de tres y seguir volviendo a Barcelona desde la ciudad de la Costa del Sol con el trofeo, como en 2001 y 2007. Además, como el año pasado en Vitoria, van sin ser favoritos, etiqueta que recae en el Real Madrid, y con la misma voluntad de ganar y revalidar así su corona.

Pero primero deberán acabar con un Tenerife que, pese a perder a un referente y claro líder anotador como Sekulic, que ha dejado el navío canario para enrolarse en un conjunto potente de la Euroliga, sigue siendo una piedra en ese hipotético camino a la final. De llegar a ella, sería todo un récord pues sería la decimoquinta final ACB consecutiva.

Lejos de los números defensivos del FC Barcelona, la segunda mejor defensa en Liga Endesa con 70,67 puntos recibidos por encuentro, por 80,5 del conjunto canario, los de Alejandro Martínez basan su apuesta en convertir el encuentro en una batalla ofensiva y marcador alto, pues cuentan con una media de 78,7 puntos por 78,2 de los catalanes, que por contra han demostrado saber jugar y dominar tanto en partidos que se van a grandes anotaciones como en duelos de perfil más defensivo.

Barcelonistas y laguneros se han enfrentado históricamente en 15 ocasiones, y en todas ellas se proclamó vencedor el cuadro catalán, que tampoco tuvo excesivos problemas para prolongar la tradición una vez el CB Canarias ascendió a Liga Endesa. Desde entonces, tres enfrentamientos saldados con victorias por una media de 16,3 puntos a favor.

 

Noticias relacionadas