Los bebés que comen en la mesa con sus padres tienen un mayor desarrollo verbal

Anima a las madres a confiar en sí mismas y en su instinto para cuidar a sus hijos del mejor modo posible.

Los bebés que comen con sus padres en la mesa tienen un mayor desarrollo verbal que aquellos que lo hacen por separado, según ha asegurado a Europa Press el pediatra José María Paricio, con motivo de la publicación de su libro 'Tú eres la mejor madre del mundo', donde se anima a las madres a confiar en sí mismas y en su instinto para cuidar a sus hijos del mejor modo posible.


En este sentido, el experto ha asegurado que aquellos bebés que están presentes en las comidas familiares mejoran su capacidad verbal ya que participan en las conversaciones y ven lo que hacen y comen los padres. De hecho, Paricio ha rechazado las teorías que dicen que hay que ir introduciendo alimentos a los bebés poco a poco y, ha señalado que a partir de los 6 meses los niños ya pueden comer "prácticamente de todo".

"No hay que empezar ni con un alimento ni con otro ya que se sabe que el que va a ser alérgico al pescado lo va a ser en el futuro independientemente de cuando empiece a comerlo. Por tanto, no hay un orden único de empezar con los alimentos, sino que lo más práctico es comenzar con las cosas que se comen en casa, más o menos trituradas, pero comer lo que están comiendo los padres", ha apostillado.

NO HAY QUE FORZAR A LOS NIÑOS A QUE COMAN

Dicho esto, el pediatra ha destacado la importancia de no forzar a los niños a comer y ha recomendado a las familias cuyos hijos comen "mal" a que no les persigan para comerse la comida sino que, por el contrario, esperen a que los niños tengan hambre.

"No he visto a ningún niño morirse por falta de comida. Un niño come por hambre y acaba comiendo, pero se han acostumbrado a un juego de tira y afloja en la que las madres y los padres les persiguen con la cuchara para que coman. De hecho, la inmensa mayoría de los padres que se quejan porque los niños no comen suelen ser desastres un poco conceptuales entorno a las comidas", ha afirmado Paricio.

Asimismo, en relación al sueño, el experto ha rechazado las diferentes y "contradictorias" teorías que existen acerca de cómo conseguir que los bebés duerman. De esta forma, ha aconsejado estar con los más pequeños cuando lloran, no dejarles llorar, como así lo señalan en algunos libros, y meterles en la cama "siempre y cuando a los padres no les moleste".

Y es que, tal y como ha asegurado, "no existe ninguna prueba científica" que fundamente la idea de que es mejor dejar llorar al niño para que aprenda a dormir o de que, por el contrario, es necesario estar siempre con él durante su sueño. "Hay que ver qué es lo que más le conviene a los padres y lo normal es cogerlos a los niños cuando lloran y acompañarles en su llanto, igual que se hace cuando llora un adulto", ha apostillado.

RECHAZA EL SENTIMIENTO DE CULPABILIDAD DE LAS MADRES

Por otra parte, el especialista ha recordado a las madres que "no son culpables" de todo lo que les pasa a sus hijos y ha lamentado que la sociedad actual propicie estos sentimientos debido a que no se deja a las madres ejercer libremente su maternidad.

En concreto, Paricio ha informado de que los organismos internacionales aconsejan dar la lactancia durante seis meses y, por el contrario, en los trabajos sólo se dan tres meses y medio de baja a las madres, con lo que deben volver al trabajo cuando aún "son muy pequeños", provocándoles asó un sentimiento de culpabilidad.

Además, prosigue, es común que cuando los hijos se ponen enfermos las madres crean que ha sido por error suyo por no haber prevenido la aparición de dicha enfermedad. Una idea que el experto ha rechazado asegurando que una mujer "siempre suele ser una buena madre" y que "no tienen la culpa de todo".

"Tras hablar durante más de 30 años con las madres en mi consulta he llegado a la conclusión de que creen que tienen la culpa de todo, de cosas insospechadas e incluso de cosas de las que nadie tiene la culpa. Eso es un exceso de responsabilidad debido a la civilización en la que estamos en la que, además, impera el mito de la buena madre. Para cada bebé su madre es la mejor del mundo y una mujer si quiere a su hijo siempre va a ser una buena madre", ha zanjado el experto.