Los bazares en Valladolid ya no son un cuento chino

Dong en una imagen en su Bazar en la calle Manuel Azaña. Reportaje gráfico: A. MINGUEZA

El negocio de los almacenes regentados por asiáticos ha crecido en Valladolid en los últimos años. En el mes de marzo se espera la apertura del bazar más grande de Castilla y León en el Camino Viejo de Simancas. 

El secreto del negocio es ofrecer buenos precios”, dice en un aceptable castellano Dong. Es el propietario del Bazar Dong S.L., una de las cerca de 150 tiendas de ciudadanos de nacionalidad china que se asientan en Valladolid, según confirman algunas fuentes del sector. “Diez de estas tiendas tienen más de 1.000 metros cuadrados, el resto son medianos o pequeños bazares”.

 

Dong lleva ocho años en España. Se ha dado una vuelta por el país (Alicante, León, Barcelona, entre otras ciudades) hasta recalar en Valladolid donde regenta este bazar, que abrió el pasado 28 de diciembre en la ciudad del Pisuerga, en Manuel Azaña, justo donde antes se levantaba un supermercado Aldi. Su aparcamiento de más de medio centenar de plazas, hace que esta gran tienda sea atractiva a los clientes.

 

El negocio de los llamados ‘chinos’ en Valladolid ha dejado de ser un cuento chino para convertirse en un sector al alza. Ocupan locales antes colonizados por grandes tiendas de bricolaje o de muebles, por ejemplo. Las populares tiendas de ‘Todo a cien’, cuyo boom se experimentó en los noventa, apenas subsisten y han sido engullidas por negocios regentados por asiáticos.

 

Dong, propietario del bazar de Parquesol, es uno de los paradigmas de nuevo empresario en el sector. Con 35 años, dejó su trabajo en Shanghái en un hotel de cuatro estrellas, para probar suerte en España.  Su tienda, de más de 700 metros cuadrados con un almacén de 300, es luminosa, limpia y ordenada; con un amplio abanico de artículos “que llegan de Alicante y Fuenlabrada”. Es especialista en menaje y ferretería, papelería y artículos para animales, aunque en sus kilométricas estanterías uno puede encontrar de todo: desde un sillín de bicicleta hasta la típica flamenca que antaño se colocaba en el televisor, hoy vendida como suvenir.

 

 

Este ciudadano chino es además propietario del wok Dong, ubicado en Rio Shopping, y socio de otro restaurante similar abierto en León. Dong dice que con la crisis estos negocios tienen que reinventarse y que el margen de ganancia ya no es el mismo. “Podemos ganar en cada artículo entre el cinco y el 25 por ciento de su precio”, asegura, al tiempo que muestra un destornillado que marca 1,05 euros: “Aquí no ganamos ni veinte céntimos”.

 

Reitera en varias ocasiones la calidad del producto puesto a la venta y señala la marca de los proveedores como garantía. Además Bazar Dong ofrece a sus clientes una tarjeta con un descuento adicional de un cinco por ciento en cada compra. Estando en posesión de esta tarjeta con cualquier ticket de compra por mínimo que sea, Dong invita a un café en el propio establecimiento. Este empresario y su mujer son autónomos y en la actualidad mantienen contratados a cuatro trabajadores: dos compatriotas, un colombiano y un dominicano.

 

EL ALMACÉN MÁS GRANDE DE CASTILLA Y LEÓN

 

Tribuna Valladolid prosigue su ruta ‘china’ hacia el sur de la Ciudad. En la avenida de Salamanca se encuentra uno de los clásicos de estos bazares: Hiper King, antes el Corte Chino, que tuvo algunos problemas en su apertura allá por el 2010 con la solicitud de la licencia. La gran nave aparece atestada de todo tipo de artículos. Aunque el almacén parece que tiene sus días contados. El encargado, en un castellano casi ininteligible, informa de que la tienda cerrará sus puertas en mayo. Aunque no ofrece más explicaciones.

 

 

Y de una que cierra a otra que abre.  Probablemente el próximo mes de marzo vea la luz el que está considerado como el almacén chino más grande de toda Castilla y León. Se sitúa en el Camino Viejo de Simancas, en una parcela de 10.000 metros cuadrados, con una nave de venta de más de 3.500, que antes ocupaba el almacén de bricolaje Bricorama, hoy en Equinoccio.

 

Sus propietarios son los mismos que los del Gran Bazar de Valladolid, ubicado en la Avenida Madrid, junto al colegio de San Agustín, además de otra megatienda en Laguna de Duero y dos bazares más pequeños en Puente Colgante y en la Plaza Cruz Verde. El encargado de su apertura es el colombiano Andrés Gómez, quien confirma que las obras están ya finalizadas y que se está a la espera del género.

 

Su especialidad será la ropa, aunque no olvidarán el menaje, ferretería, bisutería o los artículos relacionados con la limpieza. Confirman que al menos deberán contratarse “entre diez y doce empleados”. Es la constatación de la conquista china del sur de la ciudad porque… desde hace algunos años los bazares han dejado de ser un cuento chino en Valladolid, para convertirse en una gran oportunidad de negocio.