Los bancos cierran las puertas

Imagen de archivo

Izquierda Unida solicita, a través de un escrito remitido al Banco de España que adopte las medidas oportunas ante el cierre arbitrario de oficinas en horario de atención al público, ya que cuestiona la vulneración del derecho a la libre circulación de personas en locales que no contemplan el derecho de admisión

Tras los acontecimientos ocurridos en la mañana del martes, en la que se impidió el paso a las oficinas de Banesto situadas en la calle Comandante Albarrán a un grupo de clientes que acudían para solicitar la dación en pago, Izquierda Unida de Ávila ha decidido poner en conocimiento del Banco de España los hechos ocurridos y solicitar la intervención de la máxima autoridad bancaría con el fin de que se garantice el derecho a la libre circulación de las personas en una actitud “que debe ser considerada como un perjuicio grave para las personas”.

 

Recuerda José Alberto Novoa, coordinador provincial de Izquierda Unida, que “no estamos ante unos hechos aislados. Todo lo contrario”. Y es que el pasado mes de marzo, tanto en la citada oficina de Banesto como en otras de Bankia, se impidió la salida y entrada de personas en horario de atención al público en unos acontecimientos muy similares. “En su momento lo pusimos en conocimiento del subdelegado del Gobierno de Ávila a través de un escrito en el que se solicitaba su intervención ante las ilegalidades que se estaban cometiendo”.

 

Escrito “que no recibió la respuesta esperada” y en la que la Subdelegación del Gobierno se eximía de toda responsabilidad de actuación en el asunto. Es por ello por lo que la formación de izquierdas, y ante la reiteración de lo ocurrido, ha decidido dar un paso más.

 

“Ante el desinterés por estos acontecimientos demostrado por la Subdelegación del Gobierno hemos decidido dirigirnos al Banco de España para que asuma su labor e intervenga ante la gravedad de lo que está ocurriendo” señala el coordinador provincial de Izquierda Unida, que quiere manifestar nuevamente el apoyo de la formación de izquierdas a las reivindicaciones de los afectados por las hipotecas y su total apoyo a las acciones pacíficas y reivindicativas que la PAH está desarrollando en Ávila.

 

Izquierda Unida apunta en su escrito que el cierre de las oficinas bancarias en horario de atención al público atenta contra el derecho a la libre circulación de las personas y al derecho a la utilización de los servicios que prestan las entidades bancarias, así como se puntualiza que ninguna de las entidades bancarias mencionadas, tanto ahora como en su momento, contemplan el derecho de admisión, por lo que el cierre de oficinas en horario de atención al público puede ser considerado como un perjuicio grave para los ciudadanos.

 

“Creemos que desde la dirección de la sucursal se está actuando de una manera arbitraria y excediendo de sus funciones, que no son otras que la de atender a los clientes de un banco desde el derecho a la libre circulación de personas en un establecimiento con horarios asignados para la atención al público” puntualiza José Alberto Novoa.