Los arquitectos Luis Álvarez e Isidro Martínez, excluidos de la causa de los áticos de la Plaza Zorrilla

Ni la Fiscalía ni la acuasción particular  han hecho objeción alguna al sobreseimiento.

El alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, será el único en ocupar el banquillo por desobediencia al incumplir de forma reiterada la sentencia que le obligaba a subsanar las irregularidades urbanísticas en el edificio de la Plaza de Zorrilla, después de que ni la Fiscalía ni la acusación particular, ejercida por la Federación de Asociaciones de Vecinos Antonio Machado, hayan recurrido el sobreseimiento de la causa contra los arquitectos Luis Álvarez Aller e Isidro Martínez Cuesta.

 

Reabierta la causa por la Sección Cuarta de lo Penal en el caso del primer edil vallisoletano, en un principio sobreseída por el Juzgado de Instrucción 2, quedaba por dilucidar en el trámite de recursos si las acusaciones pública y particular solicitarían al instructor incluir en la causa al arquitecto municipal, Luis Álvarez Aller, y a Isidro Martínez Cuesta, quien fue contratado por el Ayuntamiento para redactar el proyecto y ejecutar las obras en el edificio de la Plaza de José Zorrilla.

 

Aunque durante la instrucción de las diligencias ambos profesionales testificaron en calidad de imputados, finalmente el juez había acordado sobreseer también las actuaciones contra ellos, decisión que, a diferencia de lo ocurrido con el alcalde, no ha sido recurrida por acusación alguna, con lo que Aller y Martínez Cuesta no compartirán banquillo con León de la Riva, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

Tan sólo Fiscalía ha recurrido el último auto del juez César Gil Margareto, de fecha 19 de febrero, con el único propósito de que el instructor incluya en el relato de hechos punibles distintos detalles que entiende de gran importancia para cimentar la culpabilidad del dirigente 'popular', algo que, por otra parte, el acusador particular, Carlos Castro, considera "irrelevante" por entender que en un auto de imputación no es necesario incluir todos los detalles y "basta con un relato sucinto de los hechos".

 

Una vez resuelto el recurso de la acusación pública, en reforma por el juez y subsidiaramente por la Audiencia Provincial, será el momento de que las partes presenten sus respectivos escritos de acusación y de defensa.