Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Los aledaños al estadio José Zorrilla vivieron la mezcla perfecta de azul y violeta

Antes, durante y después del partido, las dos aficiones de Real Valladolid y Oviedo vivieron una sintonía mágica que transformó el estadio José Zorrilla.

Hay varios colores que, mezclados entre sí, hacen una buena sintonía. Se supone que el blanco combina bien con amarillo o azul, el negro por su parte hace lo propio con el blanco o con dorado. Pues bien, este domingo el estadio José Zorrilla y sus aledaños vivieron la mezcla perfecta entre el blanquivioleta y el blanquiazul. Y es que el encuentro de las aficiones de Real Valladolid y Real Oviedo resultó ideal, casi exquisita, antes, durante y después del partido.

 

Es lo que tienen los hermanamientos. Es un ambiente cordial, los más de 3.000 carbayones desplazados desde Asturias se encontraron con un buen recibimiento por parte de los pucelanos. Bien hay que decir que buena parte del montaje que realizó uno de los patrocinadores del Real Valladolid ayudó bastante, pero la predisposición de los hinchas ya estaba de serie.

 

Era pasear por los anexos, por enfrente del centro comercial pegado al estadio o por el habitual mercadillo de los domingos y la plaga era una realidad; camisetas de color morado y  blanco, azules, bufandas, banderas... Y por supuesto la mezcla se volvió un ‘totum revolutum’ que sentaba bastante bien al fútbol. ¿No se lo creen? Pues no tiene más que dar al play en y comprobarlo.