Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Los agricultores salmantinos piden una tregua al cielo en forma de una lluvia que no llega

(Foto: Chema Díez)

Las previsiones de cara a la semana del 12 al 18 de mayo apuntan hacia una leve bajada de las temperaturas pero con ausencia total de precipitaciones.

El cereal está seco... al menos eso es lo que denuncian los agricultores de la provincia de Salamanca, que ven como después de muchas semanas sin llover, la cosecha de cereales peligra en algunas zonas o comarcas del territorio salmantino.

 

En concreto, los focos más afectados por las altas temperaturas y la ausencia de precipitaciones se encuentran en Peñaranda y La Armuña, dos de las zonas más fértiles de la provincia, que pueden ver seriamente afectados sus rendimientos si esta situación se prolonga durante mucho tiempo.

 

No en vano, las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) no son muy optimistas para el beneficio de los agricultores, ya que desde este 11 de mayo hasta, como mínimo 15 de mayo, la tónica habitual en Salamanca será de temperaturas que oscilarán entre los 6 de mínima y los 24 de máxima, aunque sí se producirá un descenso de los termómetros en jornadas venideras.

 

Eso sí, la previsiones son muy claras en el aspecto de las precipitaciones ya que el sol será el gran protagonista por lo que las lluvias volverán a brillar por su ausencia para preocupación de los agricultores salmantinos. Además, a esto hay que sumarle la posible aparición de enfermedades derivadas del calor, hecho que puede debilitar aún más los rendimientos.

 

Hasta tal punto llega esta situación, que incluso la Alianza por la Unidad del Campo que forman UPA - COAG ha llegado a cifrar en 300.000 las hectáreas de superficie de cereal que pueden echarse a perder en el conjunto de Castilla y León si la lluvia no da pronto signos de presencia en las diferentes comarcas cerealísticas de Salamanca.