Los agricultores de remolacha de Salamanca cobrarán 42 euros por tonelada hasta 2020

Donaciano Dujo, atendiendo a los medios de comunicación (Foto: Isabel de la Calle)

El presidente de Asaja Castilla y León, Donaciano Dujo, ha destacado en Salamanca que

Los agricultores de Salamanca siguen preocupados por el futuro de la remolacha y por lo que puede dar de sí este cultivo en el futuro. No en vano, y al menos por el momento, pueden estar tranquilos hasta el año 2020, porque las ayudas y la rentabilidad están aseguradas.

 

Al menos eso es lo que ha indicado el presidente de Asaja Castilla y León, Donaciano Dujo, en el marco de unas jornadas organizadas por Asaja, donde ha revelado además que el cultivo "está asegurado hasta 2020 porque ha tocado suelo y a partir de ahí, solo puede mejorar. Hay dos sectores muy importantes en la economía regional que tienen grandes incertidumbres como son la remolacha y el sector lácteo", aseveró Dujo.

 

Así, explicó los motivos: "El cupo de remolacha termina en 2017 y el de la leche este 31 de marzo. La inseguridad que hay en el tema de precios hace que haya preocupación por este hecho. En lo que se refiere a la remolacha, este cultivo no es lo que era hace unos años, ni mucho menos. Entonces, teníamos 1,5 millones de toneladas de cuota, se pagaba la tonelada a 50 euros... después hubo una drástica reducción del 50% y también lo hizo el precio".

 

En España, según Dujo, se consumen 1,3 millones de toneladas de azúcar pero solo se producen 500.000 de remolacha. "Nuestro objetivo es preparanos para poder producir tanta remolacha como azúcar consumimos y es una ambición justa. Para ello, durante 2014, hemos trabajado todos (industria, Administración, organizaciones, Asaja...) para llegar a un acuerdo", dijo.

 

Este acuerdo se basa en un proyecto hasta 2020. "No hemos logrado todo lo que pretendíamos pero entre todos hemos conseguido que el futuro de la remolacha sea más optimista al convertirse de nuevo en un cultivo rentable".

 

(Foto: Chema Díez)

 

Asimismo, Donaciano Dujo habló sobre las ayudas que tiene el sector. Una es de los fondos asociados para Castilla y León, cuyo importe asciende a 500 euros por hectárea; otra ayuda es de los PDR de la Junta, con una media de 400 euros por hectárea, lo que hace un total de 900. "A esto hay que sumarle el precio de la remolacha que asciende a 33 euros por tonelada en Salamanca y Castilla y León. Si dividimos los 900 euros por 100 toneladas, salen 9 euros más, que sumados a los 33, da como resultado un precio de 42 euros", explicó Dujo.

 

De hecho, estas ayudas se van a cobrar incluso "antes de que el agricultor recoja la producción y la remolacha, todo de golpe, cuando se entregue y por eso somos optimistas y ambiciosos".

 

Pero, ¿y ahora qué? "No nos podemos quedar parados, la remolacha en 2000 tenía una producción de 70 toneladas por hectárea; en 2015 estamos sacando 110 toneladas y por qué no en 2020 con 125 o 135 toneladas y debemos tender a ser más productivos. Y la segunda cuestión se debe a abaratar los costes en transporte, gasóleo... hay que pelear por ello igual que por ser más competitivos. Debemos trabajar la letra pequeña y seguir en esa idea en 2020".

 

Hace dos años había en Castilla y León 23.000 hectáreas de remolacha sembradas y este 2015 hay 26.000 (la región produce el 80% de España), "y queremos llegar a las 35.000 o 40.000 en el futuro".

 

Por último indicó que de las ayudas de la PAC, "13 millones irán a parar a Castilla y León por la asociada y la otra dentro de los PDR, plan incluido en la Junta de Castilla y León".