Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

Los afectados por hepatitis de Valladolid convocan una concentración el día 14

Cinco partidos políticos (PSOE, IU, Podemos, Equo y UPyD) y dos sindicatos (UGT y CGT) han manifestado este viernes su apoyo a la Plataforma de Afectados por la hepatitis C de Valladolid. 

Cinco partidos políticos (PSOE, IU, Podemos, Equo y UPyD) y dos sindicatos (UGT y CGT) han manifestado este viernes su apoyo a la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C de Valladolid, que ha convocado una concentración el día 14 de febrero en la capital vallisoletana para pedir solución a este problema y a la vez defender la sanidad pública frente a su "desmantelamiento".

  

Los miembros de la Plataforma han ofrecido una rueda de prensa en la que han explicado sus reivindicaciones ante un problema que consideran de "salud pública" como es la hepatitis C, que creen que podría llegar a curarse, arropados por responsables de estos sindicatos y partidos, entre los que han lamentado que no estuvieran miembros del PP como responsables de la gestión de la sanidad actualmente.

  

Con este acto, la Plataforma pretende mostrar a las personas que administran la sanidad actualmente la "soledad" en la que se han quedado porque es una causa que ha "unido a todo el mundo" excepto a ellos, lo que consideran "grave", ya que el colectivo piensa que se está ante un problema de salud pública y es la primera vez que hay un tratamiento que cura una enfermedad y no se administra "por criterios económicos".

  

Los integrantes de la Plataforma consideran que esto es una "injusticia" tras muchos años esperando a que las investigaciones científicas dieran sus frutos y encontraran una solución para un problema de mucha gente, ya que se calcula que unas 900.000 personas son portadoras del virus, unas 500.000 están enfermas pero sólo 200.000 están diagnosticadas.

  

Por ello, han vuelto a reclamar que se hagan las pruebas pertinentes para saber cuántas personas afectadas hay; aprobar una partida presupuestaria extraordinaria para suministrar los medicamentos de última generación a las 35.000 personas cuya vida corre peligro lo primero, y que se elabore un plan "serio" para que estos lleguen a todos después, ya que ellos pueden esperar algo más. En este sentido, han recordado que hay fórmulas para hacer uso de la patente ante una "situación de emergencia", ya que doce personas mueren al día por la enfermedad.

  

Además, tras criticar la reunión mantenida con la Consejería de Sanidad por no haber tenido utilidad alguna y no haber sacado de ella compromisos, la Plataforma ha hecho un llamamiento a los responsables de la sanidad pública para que sean "consecuentes" con sus decisiones y "dejen de poner en el punto de mira" a médicos o farmacéuticos al decir que se administran estos medicamentos a todos a los que se les prescribe porque "ellos son responsables de que siga muriendo gente" cuando hay un remedio y les han pedido que dejen de "tirar balones fuera".

 

POSIBLE USO DE LA PATENTE

  

En cuanto a problema económico por el coste que supone este tratamiento, los portavoces de la Plataforma han reiterado que hay instrumentos legales que permiten acabar con la especulación de las farmacéuticas, que quieren ganar lo máximo en el menor tiempo posible.

  

En este contexto, han incidido en que la administración de un tratamiento que cura en el 90 por ciento de los casos, aunque éste porcentaje se rebaja cuando más avanzada está la enfermedad, a un paciente en las primeras fases permitiría curarle y regeneraría su hígado, de manera que volvería a ser una persona activa y no un coste, que es lo que supondría retardar su tratamiento y dejarle que llegara a una fase más avanzada que pudiera suponer que no pudiera trabajar, lo que sería un coste.

  

Por esta razón, han advertido de que es una "falacia" hablar de costes porque hay que analizar todo en su conjunto y ver lo que cuesta mantener a un enfermo muchos años, lo que supone que en lugar de un activo sea "pasivo" por no poder trabajar y han acusado a la Administración de utilizar este argumento de forma "ventajosa" para defender su posición.

  

Frente a estas críticas, han agradecido la labor de los médicos, a los que se trata de responsabilizar de que el medicamento no llegue a todos los enfermos, cuando los facultativos se quejan de la excesiva reglamentación o protocolos para llegar a administrar el medicamento.

  

La Plataforma también ha rechazado que se les tache de aprovechar la situación para "atacar" o "desprestigiar" a los que gobiernan, algo que consideran "un poco sucio", al tiempo que han advertido de que tras las elecciones seguirán igual que ahora con sus reivindicaciones. "Si es una enfermedad que se puede curar, yo quiero curarme", ha señalado una de las afectadas.

 

CONCENTRACIÓN

  

Ante esta situación, la Plataforma ha convocado una concentración el día 14 de febrero al mediodía a la que llaman a toda la ciudadanía porque se trata de un problema de salud pública, pero han aclarado que la reivindicación principal es la defensa de la sanidad pública porque se consideran afectados por su "desmantelamiento".

  

Prueba de ello, a su juicio, es que se ha dado "un paso más" y es la primera vez que no se prescribe un medicamento por falta de dinero, cuando se habla de un 90 por ciento de curación.

  

Los afectados han insistido en que "una vida es más importante que miles de euros" y no es una cantidad "tan desorbitante" la que habría que utilizar para intentar erradicar la enfermedad.