Los 16 kilómetros Valladolid-aeropuerto de la autovía A-60, listos antes de verano

Obras en un tramo de autovía.

Con tres años de retraso y un presupuesto de 47 millones de euros el primer tramo en suelo vallisoletano de esta autovía podría inaugurarse dentro del primer semestre de 2013. Fuentes ministeriales aseguran que las dos pistas estarán listas para esa fecha, aunque algunas "conexiones y remates" no se hayan finalizado.

Las obras del tramo Valladolid-aeropuerto de Villanubla de la autovía A-60 podrían estar terminadas dentro del primer semestre de 2013. Así lo ha podido saber este diario, consultando fuentes cercanas al ministerio de Fomento. Tras tres años de retrasos por motivos de diversa índole, antes de verano las dos pistas podrían estar en funcionamiento, aunque las mismas fuentes avanzan que es probable que algunos accesos y remates aún no estarían operativos para estas fechas.

 

Se trata de un tramo de 16,6 kilómetros que en la actualidad se encuentra a un grado de ejecución del 75%, según las mismas fuentes. Se ha aprovechado especialmente el verano, con las buenas condiciones metereológicas, para favorecer la rapidez en el desarrollo de las obras. Desde el ministerio se insiste que esta nueva vía, además de suponer una conexión rápida y eficaz con el aeropuerto de Villanubla, libera un punto importante de tráfico en el acceso norte con León y Asturias.

 

Aunque en un principio, la obra se adjudicó en casi 40 millones de euros a la empresa Acciona, finalmente el presupuesto ha superado los 47,5 millones. Según ha podido conocer tribunavalladolid.com, la obra no es demasiado complicada en cuanto a la orografía se refiere. Simplemente se ha tenido que proceder al desmonte de un kilómetro de terreno, en la llamada subida de Zaratán, que da acceso al páramo. El resto es, prácticamente, llano.

 

El alcalde de Villanubla, Félix Velasco, cree que se reducirá el tráfico pesado de la N-601 y el de Zaratán, José Luis Revuelta, pide una conexión directa con su municipio para no atravesar el centro comercial de Equinoccio.

 

El tramo, de dos calzadas de siete metros, cuenta con cuatro enlaces. Uno con el municipio de Zaratán, a través del centro comercial Equinoccio; el segundo a la altura del polígono Industrial de San Cosme en Villanubla. El tercer acceso puede dar servicio al aeropuerto de Valladolid, concretamente en la curva actual que rodea la pista, para enlazar con la Nacional 601 y, por último, al final del tramo desdoblado en la conexión con las carreteras de Villalba de los Alcores y Peñaflor de Hornija. Con la nueva vía se elimina, además, la peligrosa herradura, construida para salvar la pista del aeropuerto de Villanubla.

 

Los alcaldes de algunas de las principales localidades afectadas esperan como agua en mayo la llegada de la autovía, después de que como recordara el regidor de Villanubla, Félix Velasco, "en enero se ha cumplido tres años en los que ya tendría que haber estado en funcionamiento”. Velasco asegura que es de “vital importancia” para su municipio la puesta en funcionamiento de la A-60 y recuerda que todos los días más de un centenar de camiones  transcurre por la nacional, especialmente los vehículos pesados que circulan al vertedero y, que para regresar a Valladolid, tienen que girar en la rotonda del polígono.

 

El alcalde de Villanubla, asimismo, espera que una vez que entre en funcionamiento la autovía, en su municipio se lleven las obras prometidas de la travesía, con un acerado y la iluminación de la vía.

 

Por su parte, el alcalde de Zaratán, José Luis Revuelta, ya ha solicitado al ministerio de Fomento, a través de la subdelegación del Gobierno, que la vía tenga una “conexión directa” con el municipio, pues el proyecto recoge que el único enlace con Zaratán es a través del centro comercial Equinoccio y desde el Ayuntamiento de la localidad se cree que de esta forma el núcleo urbano quedará completamente “aislado”.