Lorenzo vence y reta a Márquez en la última carrera

Márquez, segundo y Pedrosa, tercero, completaron un podio español. El Mundial se juega en el último episodio.

El piloto español Jorge Lorenzo (Yamaha) salvó su segunda 'bola de partido' en el Mundial de la categoría de MotoGP y se jugará el título en una apasionante carrera final en el circuito valenciano de Cheste después de lograr una nueva victoria en el Gran Premio de Japón, donde se impuso por delante de su compatriota Marc Márquez (Repsol Honda) que, pese a todo, lo sigue teniendo todo en su mano para hacerse con la corona.

 

No hubo fallo en esta ocasión del de Cervera como sucediese hace una semana en Phillip Island, pero el balear volvió a sacar su carácter para llevarse el triunfo con mucha autoridad en la 'casa' de Honda para aplazar el alirón de su rival que con todo supo no cometer errores para firmar una segunda plaza que le deja muy cerca de arrebatar el trono al balear, al que aventaja en 13 puntos, por lo que en Valencia únicamente no debe fallar y finalizar entre los cuatro primeros.

 

Por su parte, Dani Pedrosa (Repsol Honda), el todavía tercero en liza, no pudo hacer nada y pese a que había ganado en las dos últimas visitas al trazado japonés, sólo pudo ser tercero, lejos de los dos primeros clasificados y se despidió de sus opciones mundialistas.

 

Lorenzo sabía que no le valía otra cosa que no fuese el triunfo para presionar aún más a Márquez, que afrontaba el Gran Premio con una buena ventaja, pero con un nuevo susto al caerse por la mañana, lo que sin embargo no mermó su ambición y su intención de plantar 'batalla' a la 'M1' que partía desde la 'pole position'.

 

Y desde ahí empezó a labrar su victoria el mallorquín, que demostró que su montura ha mejorado mucho en esta recta final de curso, salvo en Sepang (Malasia), y que supo adaptarse a un trazado mucho más propicio a las Honda. La táctica era clara, salir fuerte desde el comienzo y por ello apostó por el neumático blando, lo que le permitió mandar tras la primera curva.

 

Pero Márquez, que necesitaba ganar y que Lorenzo fuese tercero o peor, no se dejó intimidar y acertó a seguir la estela del actual campeón junto a Pedrosa después de que Valentino Rossi (Yamaha) cometiese un error y perdiese su segunda plaza en beneficio de los dos pilotos del Repsol Honda.

 

 

Con todo, la carrera se convirtió en un mano a mano entre los dos primeros clasificados del Campeonato del Mundo porque Pedrosa no pudo seguir su ritmo y se quedó en la tercera posición. Lorenzo controlaba a Márquez, que seguía con su táctica habitual de esperar el momento más adecuado para lanzar su ataque y tomar el mando, mientras que el mallorquín, pese a la presión, no cometía fallos.

 

En las vueltas finales, el pupilo de Emilio Alzamora lo intentó, pero no tuvo éxito, y fue entonces cuando el piloto de Yamaha decidió apretar abriendo una brecha a falta de cinco vueltas que ya no pudo ser enjugada por el ilerdense que prefirió no tomar excesivos riesgos y conformarse con una segunda posición que le mantiene como el gran favorito para el título.

 

Lorenzo sumaba su séptima victoria, el que más esta campaña, y la 200 para Yamaha, simbólica por ser en la 'casa' de Honda, con más de tres segundos sobre Márquez. Pedrosa no tenía problemas para completar el podio, mientras que Álvaro Bautista (Honda) no podía repetir el podio del año pasado, pero firmaba una brillante cuarta posición para ratificar su sexta plaza en la clasificación.

Noticias relacionadas