Lorenzo, sobre Valentino: "Ni éramos enemigos antes ni somos amigos"

El piloto español de Yamaha, Jorge Lorenzo, ha declarado sobre la polémica que envuelve a su relación con su compañero de equipo, Valentino Rossi, que ni antes eran enemigos ni ahora son amigos, aunque reconoció que han "madurado respecto a hace unos años".

"Hemos crecido, seguramente hemos madurado respecto a hace unos años. Ahora podemos trabajar juntos, hacer equipo, pero hablar de amistad es un término un poco fuerte. Me gustan los colores, para mí el gris existe. Valentino y yo ni éramos enemigos antes ni somos amigos ahora. Teniendo en cuenta lo competitivos que somos y lo mucho que queremos ganar, quizás nunca seamos amigos", afirmó.


Aún así, el mallorquín aseguró que eso no quiere decir que no se respeten y aprecien. "Tal vez antes el componente de nuestro orgullo y nuestro ego era demasiado fuerte, pero ahora está claro, es evidente para todo el mundo cuánto nos respetamos y apreciamos el uno al otro", reiteró.

Sobre su gran inicio de temporada tras ganar la prueba del Mundial de Moto GP en el circuito de Catar, el joven de 25 años admitió que la "perfección no existe en el deporte", particularmente en el motociclismo, pero destacó el gran trabajo que realizó durante los test y en la carrera.

"Tanto Valentino como yo estábamos listos para Catar, y la moto no solo ha respondido perfectamente para mí, sino también para él. Nos vino bien para evitar problemas, y ahora debemos encontrar ritmo y continuidad", explicó.

También quiso destacar el trabajo de su equipo, a los que definió como "una familia que te protege, te ayuda y te motiva", sin las que sería "imposible ir tan rápido", ya que con ellas se crea "un 'feeling' de que no es solo una cuestión de trabajo". "Mi relación con el equipo es necesaria, especialmente a nivel moral y mental", añadió.

"Yo no podría hacer lo que hago sin telemetría, mecánicos, neumáticos. Con el paso del tiempo, y sobre todo con la poca madurez que se obtiene a través de las carreras y las cicatrices, como las caídas y las derrotas. A veces la familia también te grita a ti y yo necesito sus informes. Necesito a estas personas, no solo porque me hacen ir rápido en moto, sino también porque mi cabeza les necesita", reconoció.

Preguntado acerca de cuál cree que es el porcentaje de moto, equipo y piloto que influye a la hora de ganar una carrera, el español aseguró que "no es exagerado pensar que es un tercio de cada", ya que en el motociclismo actual son demasiados los factores "que afectan al rendimiento".

"Por supuesto yo soy el que más arriesga. Tengo que hacer todo lo posible para estar listo, concentrado y en perfecta forma física desde el principio. Muchas personas subestiman el trabajo físico que tenemos que hacer los pilotos a diario. Basta con estar un poco pesado física o mentalmente, y te garantizo que tu moto tendrá algunos caballos menos", manifestó.

Por último, preguntado si en futuro se le podrá ver participar en el Mundial de Superbikes, Lorenzó dijo que se puede decir nunca jamás, ya que hay "muchas posibilidades" y él no excluye nada. "¿Y por qué no? Este deporte es mi vida, mi pasión. No excluyo nada, cualquier proyecto en un futuro próximo que me emocione, y que me devuelva la misma pasión que pongo yo, es posible y realizable", concluyó.