Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

López Cobos se pone al mando de la OSCyL esta semana en su debut con las 'Escenas Pintorescas' de Jules Massenet

La obra que abordará por primera vez la OSCyL los próximos jueves y viernes es una de las pocas piezas orquestales del compositor que se mantiene actualmente en el repertorio.

El director zamorano Jesús López Cobos guiará esta semana a la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (OSCyL) en su debut con las 'Escenas Pintorescas' de Jules Massenet, quien junto a Saint-Saëns y Chausson conforma un repertorio de esencia francesa.

 

De este modo el noveno concierto de la temporada contará con la presencia en el podio del director emérito de la OSCyL, Jesús López Cobos, quien guiará a la orquesta en su interpretación de la suite orquestal 'Escenas pintorescas' de Massenet, valorado por su obra operística y, en concreto, por su obra maestra, 'Manon'.

 

No obstante, la obra que abordará por primera vez la OSCyL los próximos jueves y viernes es una de las pocas piezas orquestales del compositor que se mantiene actualmente en el repertorio, según la información difundida por el Auditorio Miguel Delibes y recogida por Europa Press.

 

La OSCyL realizará la segunda parada de su próxima cita, dedicada como la anterior a la música francesa, en el Concierto para piano y orquesta nº 5 en Fa mayor, op. 103 de Camille Saint-Saëns, en la que se acompañará del pianista Javier Perianes, Premio Nacional de Música y colaborador de directores como Daniel Barenboim, Rafael Frühbeck de Burgos, Zubin Mehta, Michael Tilson Thomas, Daniel Harding, Josep Pons, Lorin Maazel o Vasili Petrenko.

 

Saint-Saëns, considerada "una de las figuras claves de la música francesa en el cambio de siglo", compuso la mencionada obra en la ciudad egipcia de Luxor, a la que se había trasladado en busca de lugares cálidos debido a su mala salud, por lo que el Concierto muestra una "clara influencia" de la música oriental que supo fusionar con su propio lenguaje hasta lograr una obra "con un toque exótico".

 

Escrito en 1896, 20 años después del Concierto para piano nº 4, fue su último concierto para piano y se estrenó con motivo de la celebración del 50 aniversario de su debut en la Sala Pleyel de París con el propio compositor al piano.

 

Ya en la segunda parte, el recorrido por la música francesa recalará en la figura de Ernest Chausson y su Sinfonía en Si bemol mayor, op. 20, compuesta apenas unos años antes que la obra anterior y estrenada por la Société National de Musique, institución cuyo principal objetivo era promover la música francesa y de la que Chausson ostentaba el cargo de secretario.

 

La que se podrá escuchar la próxima semana es su única sinfonía y está considerada "una de sus mejores composiciones" pese a que el éxito en su estreno, en 1891, fue relativo; no obstante, su posterior interpretación en París por la Orquesta Filarmónica de Berlín a cargo de Arthur Nikisch la convirtió en una obra "ineludible" de la música sinfónica francesa.