Localizan 200 pozos en la Luna que podrían emplearse como refugio de astronautas

La superficie de la Luna está tallada por millones de cráteres, y también de 200 pozos de empinadas paredes que podrían emplearse en futuras misiones.

Nuevas observaciones del Orbitador de Reconocimiento Lunar de la NASA (LRO) indican que estos hoyos varían en tamaño desde unos 5 metros de ancho a más de 900 metros. Tres de ellos fueron identificados por primera vez con el uso de imágenes de la nave espacial japonesa Kaguya y cientos más han sido encontrados usando un nuevo algoritmo informático que automáticamente escanea miles de imágenes de alta resolución de la superficie lunar desde la cámara de ángulo estrecho de la LRO (NAC).

 

 

"Los hoyos serían útiles en apoyo a la actividad humana en la superficie lunar", dijo Robert Wagner de la Universidad Estatal de Arizona, Tempe. "Un hábitat colocado en un pozo - idealmente de varias decenas de metros de nuevo bajo un voladizo - proporcionaría un lugar muy seguro para los astronautas: ninguna radiación ni micrometeoritos, posiblemente muy poco polvo, y no hay cambios abruptos de temperatura del día a la noche". Wagner desarrolló el algoritmo de la computadora, y es el autor principal de un artículo sobre esta investigación publicado en la revista Icarus.

 

La mayoría de los pozos se encuentran en grandes cráteres de impacto con áreas de lava que se formaron por el calor del impacto y luego se solidificaron; o en los mares lunares, las áreas oscuras de la Luna que son extensas zona de lava solidificada.

 

Los pozos pueden formarse cuando el techo de un vacío o una cueva se derrumba, tal vez por las vibraciones generadas por un impacto meteorítico cercano, de acuerdo con Wagner. Sin embargo, señaló que, desde su aparición en las fotos del LRO, hay poca evidencia para apuntar a ninguna causa en particular. Los vacíos podrían crearse cuando la roca fundida fluía bajo la superficie lunar; en la Tierra,  los tubos de lava se forman cuando el magma fluye por debajo de una costra solidificada y luego escurren.

 

El mismo proceso podría ocurrir en la luna, sobre todo en un gran cráter de impacto, donde el interior puede tardar cientos de miles de años en enfriarse, según Wagner. Después de formarse un cráter de impacto, los lados desploman bajo la gravedad lunar, empujando hacia arriba el piso del cráter y tal vez provocando que el magma fluya bajo la superficie, formando huecos en lugares en los que escurre.

 

EN 29 CRÁTERES, PERO TAMBIÉN EN LOS 'MARES'

 

Hasta la fecha, el equipo ha encontrado más de 200 pozos distribuidos en los estanques de fusión de 29 cráteres, que son considerados geológicamente jóvenes cráteres "copernicanos" de menos de mil millones de años de edad; ocho pozos en los mares lunares, tres de las cuales eran conocidas previamente a partir de imágenes del orbitador Kaguya japonesa; y dos pozos en las tierras altas, informa la NASA.

 

Hay seguramente más hoyos, dado que LRO sólo ha fotografiado cerca del 40 por ciento de la luna con la iluminación apropiada para el programa de búsqueda automatizado. "Vamos a continuar la digitalización de imágenes de NAC para pozos, pero alrededor del 25 por ciento de la superficie de la luna (cerca de los polos) nunca se eleva lo suficiente para que nuestro algoritmo trabaje", dijo Wagner.

 

El siguiente paso sería unir más datos, como los mapas de composición, las mediciones térmicas, mediciones de la gravedad, etc, para obtener una mejor comprensión de los entornos en los que se forman estos pozos, tanto en y por debajo de la superficie, de acuerdo con Wagner.

 

"El ideal de seguimiento sería colocar sondas en uno o dos de estos pozos, y obtener un buen vistazo a lo que hay ahí abajo", añade Wagner. Ya se trabaja en una propuesta de misión con este fin.