Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Llamar y navegar gratis es ahora posible gracias al operador ‘low cost’ Freedompop

¿Es posible llamar, enviar mensajes y navegar por Internet de manera gratuita? Ahora, sí. Tras acumular dos millones de clientes entre Reino Unido y Estados Unidos, el operador móvil Freedompop da el salto a España con tarifas muy suculentas.


 

Recientemente Freedompop anunciaba que ya estaba disponible su servicio en España. Para sorpresa de muchos, su tarifa de internet, mensajes y llamadas gratuitas no traía letra pequeña. Eran, en efecto, 100 minutos de llamadas gratis, 300 SMS y 200 megas, y por si a alguien se le quedaba corta esta oferta -sí, 200 megas se consumen con facilidad-, existe la posibilidad de ampliar esa tarifa para convertirla en otra de las muchas que ofrecen. Por ejemplo, 2 GB con SMS y llamadas ilimitadas por 8,99 €, una oferta más que rentable y que incluso gana en competitividad a compañías como Yoigo. La cosa no acaba ahí, el roaming está eliminado en 25 países y los datos que se consuman por el uso de Whatsapp no se descontarán del total de megas contratados.



Si finalmente tendrá en España el éxito que sus cifras internacionales auguran es aún imposible de asegurar. De momento Tluszcz, uno de los inversores de Freedompop, ya ha confirmado haber recibido desde España 100.000 inscripciones online para recibir la tarjeta SIM de la compañía, siendo justo 100.000 clientes su objetivo de alcance para fin de año en este país.

 

¿ESCONDE UNA TRAMPA?

 

Pero algo tan llamativo tenía que tener al menos una pega. Si algo se le puede echar en cara a Freedompop es que no vaya a ofrecer servicio de atención al cliente. De momento, si algún problema surge la única alternativa es una llamada telefónica que es redirigida a un call center de habla inglesa. En el futuro sí se tiene previsto crear una red de atención al cliente, sólo que no responderá al patrón de las operadoras tradicionales; contará exclusivamente con dos niveles, vía web y vía teléfono. ¿Será suficiente en caso de problema serio?

Ahora sólo es juicio del consumidor decidir si, en este caso, lo barato sale caro.

Noticias relacionadas