Lituania se agarra a Valanciunas y su tiro para inquietar al campeón

Jonas Valanciunas

La selección de Estados Unidos buscará este jueves (21.00 horas/Cuatro) en el Palau Sant Jordi de Barcelona el pase a la final de la Copa del Mundo de Baloncesto, que se está disputando hasta el 14 de septiembre en España.

 

FICHA TÉCNICA



ESTADOS UNIDOS: Irving, Curry, Harden, Faried y Davis --posible cinco inicial--; Thompson, Rose, Gay, DeRozan, Plumlee, Cousins y Drummond.

LITUANIA: Juskevicius, Maciulis, Seibutis, Montiejunas, Valanciunas --posible cinco inicial--; Pocius, D.Lavrinovic, Jasaitis, K.Lavrinovic, Jankunas, Kuzminskas y Vasiliauskas.

ÁRBITROS: Reyes (MEX), Boltauzer (SLO) y Radovic (CRO).

PABELLÓN: Palau Sant Jordi de Barcelona.

HORA: 21.00 (Cuatro).

Para ello tendrá que deshacerse de una Lituania que siempre le ha planteado dificultades y posee argumentos para que esta semifinal pueda ser considerada por los actuales campeones como su primer gran examen.


Como era de esperar, pero quizás con mucha más contundencia de la esperada por no contar con sus grandes estrellas mediáticas, el combinado estadounidense se ha 'paseado' por este Mundobasket para plantarse en la lucha por las medallas y ahora afronta el penúltimo paso para defender su oro el domingo en Madrid.

Nadie, salvo Turquía, ha podido inquietar realmente a los de Mike Krzyzewski. Con las dudas que acarreaba el nivel de su juego interior ante la ausencia de grandes pívots salvo Anthony Davis y las bajas a última hora de grandes valores como Kevin Durant, Kevin Love, Blake Griffin o Paul George, se abría la esperanza para una mayor igualdad, pero los marcadores y la realidad han dictado lo contrario, aunque Lituania, en una repetición del partido de hace cuatro años, se agarra a sus últimas actuaciones frente a este rival para ser, al menos, una inquietud.

El campeón olímpico lleva 61 victorias consecutivas desde que Grecia diera la campanada en el 2006 dejando fuera de la final a los americanos y su paso por la Copa del Mundo está siendo demoledor, mostrando una gran competitividad, avalados por su enorme físico. Para sumar una más, tendrán que destronar a los subcampeones de Europa, que hace dos años fueron un quebradero de cabeza para un equipo de mucho mayor nivel.

Frente a un 'Dream Team' con LeBron James, Kobe Bryant o Kevin Durant el equipo báltico dio la cara (99-94), mientras que en Atenas 2004 se impuso de forma sorpresiva por 94-90 y le dio un buen susto en las semifinales de Sydney 2000, cayendo por 85-83 y con Sarunas Jasikevicius teniendo triple para el triunfo. En 2010, un flojo primer cuarto le condenó en una semifinal (89-74) marcada por un espectacular Durant (38 puntos), y en el Mundobasket de 1998 volvió a ganar (84-82), aunque a un equipo sin jugadores NBA por el 'lock-out'.

Por ello, 'Coach K' sabe a lo que se enfrenta y no dejará margen a ningún tipo de relajación ante una Lituania, bronce en 2010, que llega a la cita tras perder un solo partido (ante Australia) y no esconde su papel de víctima, pero se aferrará a sus mejores argumentos: el tiro exterior y Jonas Valanciunas.

EL REBOTE, CLAVE

"Toda Lituania puede tirar triples, yo también", advirtió el seleccionador Jonas Kazlauskas, que espera que esa arma les funcione como está haciendo durante todo el torneo, donde ocupan el segundo puesto en acierto de tres, y en los cuartos ante Turquía (10/19). Los tiradores bálticos vivirán un duelo de efectividad con sus rivales, donde los Warriors Stephen Curry y Klay Thompson son las amenazas.

Los americanos aprovecharon la debilidad por dentro de Eslovenia para coger 54 rebotes, 24 de ellos ofensivos, pero los lituanos tienen más poder para evitar perder un aspecto que puede equilibrar el partido. Si Lituania cierra su rebote y puede correr frenará buena parte del poderío ofensivo estadounidense.

Para ello, necesitará la mejor versión en los dos aros de Valanciunas. El pívot de los Raptors está haciendo un gran torneo (12,9 puntos y 8,6 rebotes) y será un examen para los interiores estadounidenses, con la esperanza de un bonito duelo con Anthony Davis, mientras que los de Kazlauskas deberán esmerarse en controlar a Kenneth Faried, que está haciendo daño en las zonas. La facilidad para anotar desde fuera de los otros pívots del combinado lituano puede representar otro problema a resolver por los de Krzyewski.