Libros que buscan lectores para 'matar' los tiempos de espera

El programa busca acercar los libros a instituciones y salas de esperas, donde los ciudadanos pueden tener tiempo para leer. Si el libro no se acaba se podrá llevar a casa y devolverlo a su finalización.

El delegado territorial de la Junta, Pablo Trillo, y la concejala de Atención y Participación Ciudadana, Domi Fernández, han presentado hoy la colaboración de las dos instituciones en la implantación del programa municipal ‘Libros que buscan lectores’, con el que se pretende que más ciudadanos lean.

 

El Programa busca, mediante la instalación de bibliotecas portátiles, acercar los libros hasta aquellos lugares en los que transcurren determinadas situaciones de la vida diaria, en los que “la espera” genera tiempos “muertos” que pueden ser aprovechados para la lectura.

 

Hoy se ha entregado una de las estanterías de libros que se instalarán en tres de las oficinas del Servicio Público de Empleo (Ecyl), en Poniente, Domingo Martínez y Villabáñez, que se suman a las once bibliotecas portátiles ya instaladas en tres dependencias de la Gerencia de Servicios Sociales (Atención a la Dependencia, Centro Base y Dos de Mayo), y en ocho hospitales y centros de salud dependientes de Sacyl. En los próximos días se colocarán otras dos en los servicios territoriales de Industria y de Fomento, en el Edificio de Usos Múltiples.

 

Los ciudadanos que realicen trámites en estos lugares podrán disponer durante su tiempo de espera de una colección de unos 50 libros de lectura fácil que pueden acompañar, distraer y hacer más llevadera y provechosa la espera obligada. Cualquier persona podrá coger un libro, leerlo en la propia sala e incluso llevárselo a su domicilio para terminar de leerlo.

 

La devolución del libro podrá hacerse simplemente depositando el libro en la misma estantería o en el Centro Municipal de lectura. El Ayuntamiento de Valladolid efectuará mensualmente reposiciones y, con carácter extraordinario, cuando la institución depositaria así lo solicite.

 

El programa se extenderá hasta el 31 de diciembre de 2013, sin perjuicio de su prórroga, ampliación o reformulación, previo mutuo acuerdo, en función de los resultados de la experiencia. La Junta colabora prestando los espacios para instalar las bibliotecas y el Ayuntamiento se encargará de su mantenimiento y de reponer los libros que falten.