Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Libertad para el matrimonio de La Seca acusado de comprar a una niña para casarla con su hijo

La pareja, cuyo hijo también estaba imputado aunque no entró en prisión, ha conseguido la libertad provisional tras depositar unas fianzas de 10.000 euros. 

La pareja formada por T.B. y G.B, de 40 y 39 años, respectivamente, permanecía interna en el Centro Penitenciario de Valladolid, si bien este jueves fue puesta en libertad provisional, con cargos.

 

Los acusados y su hijo de 19 años, M.I.B, junto con los padres de la niña, C.T, de 42, y G.T, de 41, estos últimos residentes en Sevilla pero todos ellos rumanos, fueron detenidos en el marco de la 'Operación Cachiseca' acusados de delitos de trata de seres humanos, malos tratos, hurto, abuso sexual, agresión sexual y explotación laboral.

 

Las investigaciones se iniciaron cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de que en mayo de 2014 se había procedido a la venta de una menor por 17.000 euros por parte de sus progenitores de mutuo acuerdo con el objetivo de contraer matrimonio en una fiesta de compromiso en Rumanía.

 

En esas investigaciones los agentes pudieron constatar que esta menor podría estar residiendo con otra familia en la provincia Valladolid y averiguaron que la niña había realizado una llamada de socorro a su madre por los malos tratos recibidos, tanto sexual como laboralmente y que sólo la dejarían regresar a su domicilio de Sevilla a cambio de 10.000 euros.

 

ENGAÑADOS POR LOS PADRES Y LA NIÑA

  

Sin embargo, los detenidos en La Seca sostienen que los 17.000 euros que abonaron a los progenitores de la niña eran únicamente para costear íntegramente la boda, a la vez que acusan a sus consuegros y nuera de haberles engañado al sostener en todo momento que la novia tenía 17 años.

 

La pareja ahora puesta en libertad asegura que la ceremonia se celebró finalmente en aquel país y que la misma fue costeada por ella, como así impone la tradición en la cultura rumana y gitana.

 

"Sólo el vestido de la novia costó entre 6.000 y 7.000 euros. Los 17.000 euros en total fueron para pagar la fiesta, no para comprar a la novia", mantiene la defensa, que añade que en todo momento los padres del novio -este último no llegó a entrar en prisión- pensaron que ella tenía 17 años, pues así se lo habían asegurado la contrayente y sus progenitores.

 

En su declaración ante la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Medina del Campo, los tres detenidos, que niegan haber maltratado o explotado laboralmente a la supuesta víctima, explicaron también que no descubrieron la edad real de la novia, 12 años, hasta que un día hallaron su pasaporte, momento en el que se pusieron en contacto con sus padres y decidieron mandarla con ellos a Sevilla.