Li-Fi, el sustituto del Wi-Fi para navegar 100 veces más rápido

A las tradicionales conexiones inalámbricas le ha salido un duro competidor: el Li-Fi, una tecnología, también inalámbrica, que funciona con luz visible y que promete ser 100 veces más rápida que el Wi-Fi. Está siendo probada con éxito por una empresa estonia fuera del laboratorio, lo que significa que podríamos estar ante el Internet ultra rápido del futuro.

La palabra Li-Fi proviene de los vocablos ingleses "light" y "fidelity" y el primero en acuñarla fue el científico de la Universidad de Edimburgo (Escocia), Harald Haas. En 2011, Haas demostró cómo el parpadeo de la luz de un solo LED era capaz de transmitir más datos que una antena de telefonía.

 

La tecnología LiFi transmite información a grandes velocidades sin cables, por medio de la luz visible (VLC, por sus siglas en ingles). Según los expertos, este tipo de comunicación utiliza la luz visible entre entre 400 y 800 terahertz (Thz).

 

Funciona como un código morse avanzado, encendiendo y apagando la luz de los LEDs a velocidades ultra rápidas para transmitir los datos. Se trata de LED capaces de conectarse y desconectarse a velocidades imperceptibles a simple vista.

 

Esta tecnología no se ha comercializado todavía, pero sí existen empresas que están investigando las posibilidades que ofrece para futuros usos tecnológicos. Es el caso de mexicana Sisoft, de la escocesa PureLifi, y la estonia Velmenni, que ha comenzado a probar la tecnología en oficinas en Tallin.

 

LI-FI VERSUS WI-FI

 

Comunicación por luz frente a comunicación por ondas de radio. Gran velocidad frente a velocidad -a secas-. Li-Fi frente a Wi-Fi.

 

En pruebas de laboratorio a principios de año, según explica Science Alert, el LiF-i alcanzó velocidades de hasta 224 gigabits por segundo. Para que os hagáis una idea, permitirá descargar por segundo -decimos bien, por segundo- 18 películas de 1,5GB cada una.

 

La versión más rápida de las tradicionales conexiones inalámbricas, el Wi-Fi 5G, con el protocolo 802.11ac, llega hasta 1,3 gigabits por segundo en condiciones ideales. Aun así, hay que tener en cuenta que el uso del Wi-Fi 5G no está extendido y los protocolos Wi-Fi que utilizan la mayoría de usuarios solo alcanzan un máximo 600 megabits por segundo.

 

USO DE LI-FIS EN ENTORNOS REALES

 

Los mismos científicos de los que os hablamos han probado por primera vez la tecnología Li-Fi fuera del laboratorio, en oficinas y entornos industriales de Tallin, Estonia y los resultados han sido espectaculares.

 

Han conseguido transmitir datos a una velocidad de 1GB por segundo, o lo que es lo mismo, 100 veces más rápido que la velocidad media de las conexiones Wi-Fi actuales.

 

Además de la velocidad, una de las grandes ventajas del Li-Fi sobre el Wi-Fi es la seguridad, porque la luz no puede atravesar las paredes, de modo que nadie fuera de una habitación podría tener acceso a lo que ocurre en otra. Al mismo tiempo, también ayudaría a reducir las interferencias entre dispositivos.

 

Sin embargo, paradójicamente, precisamente esta ventaja podría ser una de las razones por las que Li-Fi y Wi-Fi podrían complementarse en el futuro, en lugar de imponerse una tecnología sobre la otra.