León, Valladolid y Burgos fueron los ayuntamientos más endeudados de Castilla y León en 2011

Comparecencia en las Cortes del presidente del CES, Jesús Encabo

PSOE e IU creen que "se rompe el mito" de los "amantes de la contención del gasto" y el PP considera que el nivel de endeudamiento "no es grave".

Los ayuntamientos de León, Valladolid, Burgos y Salamanca fueron en valores absolutos los más endeudados de las capitales de provincia de Castilla y León a 31 de diciembre de 2011, mientras que los de Soria, Zamora, Segovia y Palencia, los que menos, según se recoge en los informes presentados ante las Cortes por el presidente del Consejo de Cuentas, Jesús Encabo.


En concreto, León poseía en esa fecha un endeudamiento total de 271,842,705,02 euros (64,4 millones correspondientes a endeudamiento financiero y 207,4 a no financiero), un 35,1 por ciento más que el año anterior, seguida por Valladolid, con una deuda de 260.329.101,40 euros (232,3 millones de financiera y 28,08 de no financiera), un 0,6 por ciento más que en 2010; Burgos, 208.228.100,46 euros (159,98 millones de financiera y 48,2 de no financiera), un 3,9 por ciento más, y Salamanca, 164.281.254,25 euros (142,3 millones de financiera y 21,98 millones de no financiera), un 9,2 por ciento más que un año antes.

Por el contrario, Soria era a 31 de diciembre de 2011 el ayuntamiento de capital de provincia de Castilla y León menos endeudado en términos absolutos, con una deuda de 33.753.318,10 euros (24,07 millones de los cuales correspondían a deuda financiera y 9,7 a deuda no financiera), un 35,6 por ciento más que en 2010, seguida por Zamora, con 40.844.327,62 euros (23,8 millones de financiera y 17 millones de no financiera), un 15,1 por ciento más que un año antes; Segovia, 44.510.032,19 euros (38,6 millones de financiera y 5,9 millones de no financiera), y Palencia, 44.526.391,40 euros (37,9 millones de financiera y 6,7 millones de no financiera), casi un uno por ciento menos que al cierre de 2010.

En el medio de esta clasificación se encontraba Ávila, que presentaba un endeudamiento total de 64.125.365,54 euros, de los cuales 50,4 millones correspondían a endeudamiento financiero y 13,7, a no financiero. De 2011 a 2010, el Consistorio abulense incrementó su deuda en un 16,4 por ciento, según los datos aportados por el Consejo de Cuentas.

CAPACIDAD DE CRÉDITO CONDICIONADA

Al comparar estas cifras con los ingresos corrientes liquidados a nivel agregado y con el ahorro neto de estas entidades, el Consejo de Cuentas señala que, a 31 de diciembre de 2011, los ayuntamientos de Ávila, Burgos, Salamanca, Segovia y Valladolid tenían su capacidad para concertar crédito "condicionada" por haber superado su endeudamiento el 75 por ciento de los ingresos corrientes liquidados, mientras que los de Zamora y Salamanca se encontraban en una situación similar, aunque en esta ocasión por incurrir en ahorro neto negativo.

En relación al número de habitantes, el endeudamiento por persona era de 714,62 euros en 2010 y 735,07 en 2011, frente a los cerca de 20.000 del conjunto de España, aunque esto representa un aumento del 2,8 por ciento de un año a otro. Si se atiende a este criterio, Burgos en 2010 y Salamanca en 2011 fueron los que mayor índice tenían, con 909,88 y 937,08 euros respectivamente, en tanto que Zamora fue el que menos en los dos ejercicios, con 317,95 y 364,21 euros.

Por su parte, la mayor carga financiera por habitante la tuvo Salamanca en 2010, con 161,62 euros, y Burgos en 2011, con 113,83. En cambio, Salamanca presentó la carga más baja en 2011, 52,9 euros, mientras que en 2010 ese liderazgo correspondió a Ávila, con 33,62 euros.

ENDEUDAMIENTO GLOBAL

El endeudamiento global de estos nueve ayuntamientos era de 1.015.538.610,13 euros en 2010 y de 1.132.440.595,98 en 2011, lo que representa un aumento del 11,5 por ciento. No obstante, todas las capitales de provincia, a excepción de Segovia y Valladolid, para las que no consta en el informe del Consejo de Cuentas, aprobaron planes de ajuste para el periodo 2012-2022.

En cualquier caso, el informe presentado este jueves refleja las "limitaciones" que han afectado a la realización del mismo por la "falta de información", principalmente en el análisis del endeudamiento no financiero y en el de los informes trimestrales sobre el cumplimiento de plazos de pago. Por otro lado, solamente los ayuntamientos de Palencia, Salamanca y Segovia presentaron alegaciones en el plazo establecido.

A la vista de ello, el Consejo de Cuentas ha realizado una serie de recomendaciones generales a los municipios de capitales de provincia que se basan en la consolidación de la información correspondiente a los organismos autónomos y sociedades mercantiles pertenecientes al sector de las administraciones públicas; en el control del porcentaje de capital vivo sobre los ingresos corrientes liquidados; en el cumplimiento del objetivo de estabilidad presupuestaria; en el registro de las cantidades a devolver como consecuencia de la liquidación definitiva de la participación en los tributos del Estado; en la realización de operaciones de reclasificación de deuda entre el largo y el corto plazo, así como el reconocimiento de los gastos financieros devengados y no vencidos a fin de ejercicio, y en la reducción "en la medida de lo posible" de los saldos acreedores por operaciones pendientes de aplicar a presupuesto, así como de los gastos aprobados mediante el reconocimento extrajudicial de créditos, al constituir este sistema la "quiebra" de "diversos principios contables y presupuestarios".

A nivel particular, el informe recomienda a los ayuntamientos de Soria y Zamora que atiendan la posible necesidad de solicitar autorización al órgano de tutela financiera a la hora de concertar operaciones de crédito a largo plazo para financiar inversiones, y a los de Soria y Valladolid, que emitan el informe de intervención en la concertación de operaciones de crédito para acreditar la capacidad de hacer frente a las obligaciones que se derivan de la operación.

Por último, el Consejo de Cuentas ha instado en su informe a la Consejería de Hacienda de la Junta de Castilla y León a que "extreme el análisis de la situación económico-financiera de los solicitantes", a los efectos de prever la capacidad real de los municipios para hacer frente a las obligaciones contraídas.

"SE ROMPE EL MITO"

Para los procuradores de PSOE e Izquierda Unida (IU), este informe "rompe el mito" de los "amantes de la contención del gasto". En concreto, el socialista Pedro Luis González Reglero, aquellos que "tachan de derrochadores" son "los que derrochan y los que debieran de dar explicaciones a los ciudadanos".

Asimismo, ha lamentado la "falta clarísima de tutela financiera por parte de la Junta" y ha críticado a los "brillantes gestores" del PP en consistorios como Burgos o Valladolid.

Por su parte, el procurador de IU y portavoz del Grupo Mixto, José María González, ha puntualizado que el endeudamiento "es peligroso si no va en situación de responder a las necesidades de los ciudadanos y sin la correspondiente claridad, transparencia y medidas para hacer frente a ese endeudamiento", al tiempo que ha destacado el "preocupante" nivel de deudas no financieras contraídas por el Ayuntamiento de León, hasta 2011 gobernado por el PSOE.

Finalmente, el procurador del Grupo Parlamentario Popular Salvador Cruz García ha aclarado que el nivel de deuda de las capitales de la Comunidad "no es un problema grave", ya que "ninguna se encuentra entre las 30 con más deuda por habitante de España", con la excepción de León que, según ha apuntado, "es la segunda capital más endeudada tras Madrid".

Todos los grupos han asumido las recomendaciones del Consejo de Cuentas, cuyo presidente ha pedido agilizar las comparecencias de presentación de informes ante las Cortes, ya que éste se encontraba disponible desde el pasado 3 de septiembre.