León de la Riva dice que “nadie tiene derecho a viajar gratis en autobús”

El alcalde de Valladolid, en una imagen de archivo

El alcalde de Valladolid advierte que no se debe confundir “derecho” con un acuerdo para que los familiares de los trabajadores de Auvasa y algunos pensionistas según su poder adquisitivo sean beneficiario de la gratuidad del transporte urbano.

El alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, ha sido contundente y ha asegurado que "nadie tiene derecho a viajar gratis en el autobús” y ha explicado que no hay que confundir “derecho” con un "acuerdo" para que los familiares de los trabajadores de Auvasa y los pensionistas que cumplen una serie de requisitos no paguen por usar este servicio.

 

La polémica se ha vuelto a encender cuando un ciudadano que llevaba “viajando gratis 18 años” en trasporte público le ha sido comunicado que le desaparecía este privilegio. Por lo visto, hace uno días se personó en el Ayuntamiento para denunciar la situación.

 

Según ha relatado el alcalde “intentó entrar por las bravas por la puerta principal y le dijeron que la opción para cualquier ciudadano es acceder por la puerta lateral, en la calle Manzana, e identificarse. La referencia que tengo es que empujó a dos policías y uno de ellos ha presentado denuncia”.

 

León de la Riva ha asegurado que este vallisoletano no cumple los requisitos mínimos para viajar gratis en autobús y dice que si lo lleva haciendo durante todo este tiempo es porque en su día sí los cumplía o porque lo ha hecho 18 años de forma fraudulenta.

 

El regidor reitera que “todo el mundo que utiliza un servicio público tiene que pagarlo y que nadie puede invocar un derecho revocado porque no existe tal derecho”.  León de la Riva recuerda que cuando llegó a la alcaldía se tuvo que hacer “una depuración de los miles y miles de carnés de pensionistas”. “Ya que muchos ha habían fallecido y viajaban sus familiares con el carné del muerto”, ha ironizado el regidor. Fue entonces cuando bajó “de manera drástica” el número de beneficiarios de la gratuidad del transporte urbano, ya que muchos lo estaban usando de forma “fraudulenta”.