Leganés 4 Real Valladolid 0: el desastre continúa

Derrota sin paliativos ante un Leganés (4-0) que llevaba sin ganar varios partidos consecutivos y complica aún más su acceso al play-off

 

 

CD LEGANÉS: Serantes, Víctor Díaz, Mantovani, Insua, Soriano; Sastre, Gabriel, Timor (Dovale, minuto 53); Omar (Bustinza, min. 75), Syimanowski y Guillermo (Asdrúbal, minuto 70). 

 

REAL VALLADOLID: Kepa, Moyano, Marcelo Silva, Juanpe, Chica (Del Moral, minu. 73), Borja, Álvaro Rubio (Rodrí, minuto 55), Tiba, Juan Villar (Guzmán, minuto 69), Mojica y Roger.

 

GOLES: 1-0; minuto 16 (Guillermo). 2-0; minuto 42 (Gabriel). 3-0; minuto 51 (Sastre). 4-0; minuto 84 (Syimanowski).

 

ÁRBITRO: Gorka Sagués Oscoz. Mostró tarjetas amarillas a Timor, Soriano (Leganés), Juanpe, Borja y Roger (Valladolid)

 

INCIDENCIAS: Jornada 33 de la Liga Adelante (Segunda División). Estadio de Butarque. 6.400 espectadores.

 

 

No se pueden buscar más excusas. Era un partido para dar la talla. Para ver si realmente este Real Valladolid tiene hechuras de equipo con alguna etiqueta ambiciosa o, en realidad, el traje se ajusta más a ese quiero y no puedo de toda la temporada. El sorprendente Leganés está en zona de ascenso, perfectamente asentado y con aspiraciones reales aunque saltaba al césped en este partido viviendo su peor momento de la temporada tras varias jornadas consecutivas sin ganar. A nueve puntos llegaba este Valladolid al estadio de Butarque cargado de lamentos y con la sensación de que se le acaban las oportunidades para aferrarse al tren del ascenso.

 

Miguel Ángel Portugal intenta dar con la tecla motivadora que permita a su equipo enlazar dos, tres, victorias consecutivas. Parecía que iba a ocurrir tras el tremendo triunfo en Oviedo, pero los empates volvieron a asentarse en un casillero sin demasiados argumentos. Solo la calidad de la plantilla, esa esperanza en que saldrá a relucir en algún momento, es lo que mantiene viva la llama de un ascenso que, por la vía más inmediata del play-off, parece que ofrecería alguna posibilidad más precisamente por eso, por ese potencial que supuestamente debería explotar en el momento más determinante de la temporada. Pero para eso hay que meterse entre los seis primeros; recortar esas diferencias y asentarse en esos puestos que otro años llevaron a Primera no hace mucho , por ejemplo, al inesperado Córdoba.

 

Ya el arranque fue incierto. Primero Juan Villar falló un claro mano a mano con el portero local, pero enseguida llegaron los empujones del Leganés. Tanto que llegó el primer gol, del Leganés pero pudo ser antes en las botas de Gabriel e incluso poco después de ese 1-0 con un cabezazo solo de Guillermo en el punto de penalti. Al filo del descanso, Gabriel no dudó en su ejecución para colocar el 2-0 tras un error de Guillermo. Más de lo mismo para un Valladolid sin alma. 

 

Quedaban por delante otros 45 minutos pero, ¿para qué? ¿Cuál sería la versión de este equipo para gestionar una situación desesperada? Pero el gol del ex blanquivioleta Lluis Sastre (3-0) en una falta directa enterró cualquier opción. Sobraba el resto. En los últimos minutos llegaría el remate final. Quizá sea la hora de ir pensando en otra cosa, aunque las matemáticas ofrezcan esas posibilidades que el equipo se empeña en desaprovechar.