Lavado de cara para la fachada de la vallisoletana iglesia de San Juan de Letrán por 286.000 euros

La fachada de la Iglesia de San Juan de Letrán de Valladolid, restaurada hace unos meses. JUAN POSTIGO

La Fundación de Patrimonio Histórico ha presentado después de diez meses de trabajo la rehabilitada fachada del templo situado en el Paseo de Filipinos.

La fachada de la iglesia de San Juan de Letrán, situada en el céntrico paseo vallisoletano de Filipinos, ha concluido satisfactoriamente el lavado de cara al que se ha sometido en los últimos diez meses. Una restauración de la fachada y puerta, además del derrumbe del muro que separaba a este templo del de San Agustín y del Museo Oriental que ha costado 286.000 euros pagados a partes iguales por el Arzobispado de Valladolid y la Fundación de Patrimonio Histórico.

 

“Se ha recobrado la función arquitectónica de los elementos de evacuación y protección porque, además de alejar la línea de alero de la fachada, se ha sustituido la cobertura de teja por una de plomo y zinc que impermeabiliza la coronación del muro y evita filtraciones, al tiempo que se conduce el agua por un canalón hacia las gárgolas para evacuarla salvando la fachada”, se ha explicado desde la Fundación de Patrimonio.

 

No han sido las únicas restauraciones para esta fachada, que realmente luce un aspecto mucho más mejorado y, al quitarse el muro que le tapaba parcialmente, queda más visible para los viandantes. También se han intervenido en las marquesinas y en los pináculos que coronaban la obra, de manera que se ha recuperado una imagen más primitiva.

 

Por si fuera poco, en esta obra en la que han intervenido veinte trabajadores se ha creado bajo tierra una red de evacuación y drenaje del agua de lluvia para que no estropee el suelo.

 

“Hoy es un día grande para Valladolid y el arzobispado”, ha comenzado explicando a los medios José María Leal, presidente de la Fundación. “Realmente impresiona ver el antes comparado con el después, de manera que se recupera un espacio para los peatones de la ciudad. Se le protege del efecto de erosión causado por las aves y la humedad”. Nada menos que setenta millones ha invertido este organismo desde sus inicios en 1997 en toda la Comunidad, con treinta actuaciones en obras de Valladolid.

 

El arzobispo de Valladolid y recientemente nombrado presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, no ha querido perderse la oportunidad de comprobar de primera mano esta reinauguración. “Uniendo esfuerzos se van consiguiendo cosas importantes como esta. De la situación precedente a la actual nos damos cuenta de la seguridad en la que ha ganado la fachada al tiempo que ha ganado sencillez volviendo al original. Me alegro por el entorno. Antes parecía que estaba escondida, ahora forma un conjunto con el colegio y la iglesia de los Agustinos en un lugar emblemático de Valladolid”, ha concluido.