Lavado de cara para el Skoda Yeti

La segunda generación del todocamino checo cambia su imagen exterior, detalles de equipamiento y se ofrece con siete motores, cambio automático o DSG y tracción delantera o integral.

La marca automovilística checa Skoda ha iniciado la comercialización en el mercado español de la segunda generación de su modelo Yeti, que incorpora la nueva identidad corporativa de la compañía y dispone de nuevos motores y de un diseño actualizado.

 

El nuevo Yeti presenta una imagen exterior renovada, en la que destaca la parrilla delantera, que cuenta con el nuevo logotipo de la firma, mientras que en la parte trasera se han retocado los grupos ópticos, así como las molduras y el portón.

 

Otros cambios estéticos corresponden a la incorporación de una nueva gama de llantas de aleación, mientras que en el interior hay ocho tapicerías y diferentes soluciones 'Simply Clever', que permiten mejorar la funcionalidad y habitabilidad. El Yeti dispone de una versión Outdoor para clientes con mayores necesidades 'off road'.

 

La oferta de motorizaciones del nuevo Yeti pasa a estar conformada por un total de siete propulsores, cuatro de ellos diésel y tres de gasolina, que se pueden combinar con tracción 4x2 o integral a las cuatro ruedas, así como con la transmisión automática DSG de seis o de siete velocidades, en función del motor escogido. El abanico de posibilidades de elección de motorizaciones diésel está formado cuatro variantes TDI con potencias de 105, 110, 140 y 170 caballos, mientras que los tres motores de gasolina tendrán 105, 122 y 160 caballos.

 

En términos de equipamiento, el Yeti puede disponer de diferentes elementos como la cámara de visión trasera, el detector de fatiga del conductor, el asistente de aparcamiento de segunda generación, además del sistema de entrada y arranque sin llave, los faros bi-xenon o el sistema de navegación con pantalla táctil.