¿Laureada sí o laureada no en el escudo de Valladolid?

Escudo floral de Valladolid en el Campo Grande de la ciudad, laureada incluida. TRIBUNA

Tras la despedida del monumento a Onésimo Redondo, la Plataforma por la Retirada de Símbolos Franquistas pide también quitar esta distinción militar. Analizamos las claves.

Era cuestión de tiempo que el debate volviera a saltar a la palestra después de que hace unas semanas la retirada al monumento de Onésimo Redondo de Valladolid se hiciera realidad. La Plataforma por la Retirada de Símbolos Franquistas, una de las principales promotoras de esta movilización, se ha reunido esta semana con el Ayuntamiento para hacerles ver otra reivindicación que viene de lejos; la posible retirada de la laureada del escudo de Valladolid.

 

No se trata de un tema nuevo. El anterior alcalde, Javier León de la Riva, ya tuvo que hacer frente a este y a otros conflictos que terminaron por llevarse a cabo, como el cambio de los nombres de algunas calles, como la de José Antonio Primo de Rivera por la de los Molinos. ¿Pero qué posibilidades reales hay de que este símbolo desaparezca? ¿Qué supondría para Valladolid? Damos cinco claves.


 

¿Cómo recibió Valladolid esta condecoración?

 

Fue el mismísimo Franco quien dio esta distinción el 18 de julio de 1939, a raíz de las “gestas heroicas de Valladolid en la guerra de liberación de España”. Desde entonces, y pese a la evolución del escudo, esta laureada se ha mantenido. Con la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León en 2007, la misma que ha terminado por cambiar el nombre de calles de Valladolid y ha acabado con la retirada del monumento a Onésimo, la Plataforma pidió también que se quitara.

 

¿Por qué se plantea su retirada?

 

Esta Plataforma sigue luchando por retirar el elemento del escudo de Valladolid, ya que creen que representa en gran medida la ideología y pensamiento de Francisco Franco. La realidad es que la justicia por ahora no lo considera pertinente, con lo que no hay obligación legal de retirarlo.

 

¿Es realmente posible que se quite?

 

Parece complicado, al menos en el corto o medio plazo. La Plataforma que busca la retirada de símbolos franquistas se ha reunido en dos ocasiones con el Ayuntamiento desde el inicio de la legislatura, que considera que no se trata de un tema ni mucho menos prioritario ni una de las actuales preocupaciones de los vallisoletanos. Bien es cierto que Valladolid Toma la Palabra, quien forma parte del equipo de Gobierno, y Sí se Puede se han mostrado partícipes de quitar el símbolo.

 

¿Qué opina el Ayuntamiento?

 

Al alcalde Óscar Puente se le ha planteado alguna vez esta posibilidad, pero lo cierto es que a día de hoy el socialista no lo ve como un tema a tratar con carácter urgente. De hecho, ya comentó en su día con el cambio de calles franquistas que consideraba que había otras preocupaciones en el presente, aunque también ha dejado caer alguna vez que, si hubiera que tratarlo en profundidad, podría tratar de mantenerse la laureada dándole un significado diferente.

 

¿Qué supondría este cambio?

 

Para empezar, bastante dinero para las arcas municipales. El escudo del Ayuntamiento de Valladolid está de forma directa en muchos lugares de la ciudad, más de los que podría plantearse en primera instancia. Por otro lado estaría el concepto de concebir el escudo de manera distinta a como es a día de hoy, algo que solo se conseguiría con el paso de los años. Mientras, la realidad es que el debate está en letargo, en boca de algunos vallisoletanos, pero en el Ayuntamiento no es algo que se hable de manera habitual.