Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Lauki, solo en el recuerdo

J. IGLESIAS
Ver album

Esta semana han comenzado los trabajos para eliminar los silos y borrar la huella de una factoría que llevaba en Valladolid más de medio siglo.


 

Silencio en la factoría de Lauki. Tras confirmarse el cierre que ha afectado a 84 personas Lactalis, grupo francés actual propietario de la planta, ha comenzado este jueves 6 de octubre las tareas para el desmantelamiento total de una industria arraigada en Valladolid, parte del patrimonio de los ciudadanos que la han visto funcionara a lo largo de más de medio siglo, desde que se fundó en 1954.

 

La esquina entre la Avenida Santander y el Paseo del Cauce sigue su proceso para quedar huérfana. Las grúas, paradas en la tarde del viernes 7 de octubre, están presentes en un terreno donde ya trabajaron el jueves para levantar alguno de los silos que formaban (y aún lo hacen, no se sabe durante cuanto tiempo) parte del paisaje.

 

Según han informado fuentes del Ayuntamiento, es improbable que las obras iniciadas por Lactalis vayan a parar por una acción administrativa. Al tratarse de suelo industrial no se requieren las licencias de obra que podrían tener que solicitar otro tipo de negocios (y que no ha solicitado la multinacional), y tampoco los camiones que se encargan del desmantelamiento superan el tonelaje mínimo marcado para emprender alguna oposición.

 

Una pancarta en señal de protesta es el único recuerdo que alude a la actual situación. Los 54 empleados que serán recolocados en factorías españolas del grupo empresarial están llamados el día 10 de octubre en sus nuevos trabajos -por ejemplo, los que enviarán a Lugo, otros estarán en Peñafiel-, 19 recibirán las indemnizaciones acordadas y once se prejubilarán.

 

Valladolid pierde una fuente generadora de trabajo. Pero la pérdida va más allá, ya que con el cierre de Lauki se va un pedazo de la historia de la ciudad, una historia compartida por la mayoría de vallisoletanos ya que, entre otros motivos, era una de las visitas que los escolares de prácticamente todos los centros educativos de la capital esperaban con más ganas, por lo que la factoria y sus productos es bien conocida por muchos.