Laso: "Me alegro del final que ha tenido 'Niko' y Felipe... ya era así cuando jugaba contra mí"

"Me voy contento, pero celebrarlo solo un rato porque queda mucho trabajo por delante", señaló.

El entrenador del Real Madrid, Pablo Laso, ha asegurado tras la victoria conseguida en el Palau Blaugrana contra el FC Barcelona Regal (72-84) que está "contento", pero que la celebración va a durar sólo "un rato" porque es consciente de que queda mucho trabajo por hacer ante un equipo blaugrana que espera más combativo para el domingo, cuando su equipo podría proclamarse campeón en caso de repetir triunfo.

  

"Para ganar aquí es muy importante estar concentrados los 40 minutos, la gente apoya mucho y el Barcelona tiene grandes jugadores y puede entrar cualquiera, a parte de Navarro que él solo puede cambiar todo. Me voy contento, pero celebrarlo solo un rato porque queda mucho trabajo por delante", manifestó en rueda de prensa.

  

Eso sí, felicita a los suyos por lo mostrado este viernes. "Felicito al equipo por la victoria. Un partido muy cerrado durante 40 minutos, hemos ido haciendo las cosas bien, hemos movido el balón, con buen porcentaje de tiros en ataque, y la diferencia final quizá sea por estar más acertados en tiros abiertos de tres puntos", destacó.

  

Ahora tiene en la cabeza intentar transmitir a los jugadores que las eliminatorias no se ganan hasta el último balón. "Ni hoy debemos estar muy contentos ni el martes debimos estar jodidos. Queda mucho trabajo, es un grupo que está en crecimiento y hoy han demostrado mucha madurez en momentos importantes del partido. Son conscientes que todavía no hemos conseguido nada, en cuanto les dejemos un poco el Barça volverá a estar ahí", avisó.

  

"Estamos jugando dos de los mejores equipos de Europa, dos equipos que tienen corazón, no se dejan ir y pelean cada balón en cada minuto. Sabía más o menos que sería así, que si no lo entendíamos sería difícil. Hay la sensación de que nadie controla el partido, igual los dos lo controlamos mucho. Hay mucha igualdad", apostilló.

  

En cuanto a las dos piezas clave del partido, Mirotic y Reyes, se deshizo en elogios. "Para mí Nikola es un grandísimo jugador que tiene 22 años, le quedan muchos buenos partidos y muchos malos, porque tendrá una gran carrera. 'Niko' a veces necesita meter canastas para coger confianza, pero a veces no se valora otro trabajo que hace en la cancha. Me alegro de que haya tenido este final", comentó.

  

"Felipe es un jugador especial, tiene algo desde que era un crío, desde que yo jugaba contra él. No da un balón por perdido, ha ido templando su cabeza, juega al máximo y resalto siempre a Felipe, da mucho durante toda la temporada y por algo es el capitán del Real Madrid", se sinceró.