Las ventas de coches se recuperan en la región por primera vez desde 2009

Castilla y León se apunta a la subida de ventas. Los planes oficiales de incentivo y la pujanza de los coches pequeños están detrás del resultado.

Las matriculaciones de automóviles ascendieron a 722.703 unidades el pasado año, lo que supone un aumento del 3,3% respecto a 2012 y la primera subida en los últimos tres ejercicios, según datos de las asociaciones de fabricantes (Anfac), concesionarios (Faconauto) y vendedores (Ganvam). Durante el pasado mes de diciembre, las ventas de turismos y todoterrenos se elevaron a 60.513 unidades, lo que representa una progresión del 18,2% en comparación con el mismo mes del ejercicio precedente.

 

En Castilla y León, las ventas subieron un 5,3% con respecto a 2012 y abandonan los números negativos de los últimos años. Se vendieron 24.338 turismos en todo el año, 2.539 durante el mes de diciembre. Es la primera vez desde 2009 que mejoran las cifras de ventas. Las ventas de automóviles en Castilla y León cerraron 2009 con un volumen de 47.504 unidades, un aumento del 5,15% respeto al 2008, lo que contrastaba con la caída de casi el 18% registrada en el conjunto de España. En 2010, 2011 y 2012 las ventas cayeron desde ese máximo y, hoy por hoy, el mercado se ha reducido casi a la mitad.

  

Anfac, Faconauto y Ganvam destacaron que los planes PIVE y PIMA Aire de incentivos a la compra de automóviles han sido fundamentales para incrementar la cifra de matriculaciones durante 2013, si bien precisan que el mercado sigue en un nivel "anormalmente bajo" para lo que le correspondería por renta per cápita y desarrollo económico de España. Las tres patronales subrayan que España, gracias a los planes de incentivos, y Reino Unido son los dos únicos mercados europeos que han terminado el pasado año en positivo.

 

El crecimiento de las matriculaciones se debe al impulso de los planes de incentivos y por los descuentos aplicados por los concesionarios, con 4.000 euros de promoción media por coche, por lo que se espera las redes comerciales vayan entrando en "números negros" en 2014 y puedan mantener el empleo. El mercado español está muy lejos de los 1,2 ó 1,3 millones de matriculaciones que se considera un nivel normal, aunque las redes comerciales han comenzado a obtener equilibrio en sus resultados a finales de 2013.

 

Por canales, las ventas a particulares aumentaron un 18% en 2013, con 398.788 unidades, tras crecer un 35,9% en diciembre (40.086 unidades), gracias a los planes PIVE. De esta forma, las entregas a particulares cierran el ejercicio con una cuota del 55% sobre el total del mercado. De su lado, las ventas a empresas bajaron un 15,5% en el conjunto de 2013, con 190.092 unidades, aunque en diciembre subieron un 3,8%, con 16.684 unidades. El canal de alquiladores retrocedió un 2,1% el pasado año, con 133.823 unidades, mientras que en diciembre el descenso se acentuó hasta el 33,3%, con 3.743 unidades.

 

Por segmentos, el mayor crecimiento en 2013 correspondió al de coches pequeños, con una subida del 9,5% y un volumen de 213.081 unidades, lo que supone el 29,5% del mercado total. Por contra, el mayor descenso fue para los todoterrenos grandes, cuyas entregas bajaron un 32,9%. El 67,4% de los coches comercializados en España en 2013 eran diésel, frente a una cuota de penetración del 31,1% para la gasolina y del 1,5% para los automóviles híbridos y eléctricos. Por comunidades autónomas, las ventas subieron en todas las regiones, salvo en Baleares (-13,4%) y Madrid, (-2,6%). El mayor aumento fue para Canarias (+14,8%).