Las universidades compensan con mil alumnos más de máster la pérdida de matrículas en los grados

Jornada de puertas abiertas en una facultad.

El ascenso del precio de las matrículas, los recortes en las becas, una población estudiantil reducida y otras opciones de formación están detrás de este fenómeno equiparable al de toda España y que las universidades privadas soportan mejor.

AUMENTO EXPONENCIAL DE PRECIOS

 

El precio del crédito de la matrícula en las universidades de Castilla y León ha crecido un 43,8% en los dos últimos cursos según los datos del sistema universitario español del curso 2013-2014 del Ministerio de Educación. El precio medio del crédito matriculado en este pasado curso en universidades de la Comunidad es de 23,11 euros, un 1,4% más que un año atrás y un 43,8% más que hace dos años (16,07 euros) antes de la subida de tasas. Castilla y León ha sido este último curso la tercera comunidad más cara para hacer estudios universitarios.

Las universidades de Castilla y León están logrando mantener su nivel de alumnos gracias a los títulos de máster que imparten, ya que en los últimos cursos el número de matriculados en grados ha ido cayendo de manera paulatina. Así, y según los datos del Ministerio de Educación, este pasado curso 203/2014 han estado matriculados en universidades públicas y privadas de la Comunidad más de 86.000 alumnos, la cifra más baja de los tres últimos años, y los centros han perdido cerca de 1.500 estudiantes de grado, cerca de un 2%.

 

Los tres últimos cursos han sido clave para la captación de alumnos en las universidades de Castilla y León. El aumento de tasas a partir del curso 2011/2012, las restricciones en las becas y las dificultades de las familias para asumir determinados gastos han condicionado la llegada de nuevos alumnos. También, según las universidades, la existencia de otras alternativas de formación y la reducción de la población estudiantil. Sin embargo, las universidades han tenido que soportar una reducción de alumnado.

 

El problema se ha centrado especialmente en las públicas, ya que las privadas han aguantado mejor el envite. Según los datos del Ministerio, en los tres últimos cursos las universidades privadas de Castilla y León han pasado de 8.468 alumnos en el curso 2011/2012 a sumar 9.639 el pasado. Y eso a pesar de que el número global de matriculados ha pasado de 82.098 a 80.583 en la Comunidad. Así que la merma la han sufrido las públicas, que han perdido más de 1.600 alumnos en los tres últimos cursos: las universidades públicas han visto reducir su número de matrículas de las 73.630 de hace tres cursos a las 70.944 del pasado ejercicio.

 

Esta merma la han venido compensando con la captación de nuevos alumnos para los títulos de máster, un capítulo que lleva años experimentando un gran desarrollo. En pocos años las universidades regionales han pasado de poco más de 1.700 alumnos matriculados en esta modalidad a los más de 5.400 del curso pasado. En el mismo período en el que han perdido 1.500 alumnos para sus grados, han incrementado en un millar los de máster, algo que se notó especialmente el curso pasado, con un aumento de casi el 20% con respecto al curso 2012/2013.