Las últimas horas de una legislatura 'en blanco'

Diputados en el Hemiciclo

Esto es lo que va a ocurrir en los últimos días de una legislatura que ha durado menos de cuatro meses. Y también lo que nos espera después: un proceso que puede acabar en... otras elecciones.

A la XI legislatura de la España democrática le quedan 'dos Telediarios'. A partir de este domingo, día 1 de mayo, y si no hay sorpresas, se precipitan las últimas horas de un ejercicio extremadamente corto que ha durado menos de cuatro meses y que dejará paso a un nuevo proceso completo de elecciones: disolución de cámaras, Diputación Permanente, convocatoria de elecciones, listas, programas, campaña, nuevas votaciones... Todo eso se va a suceder durante las próximas ocho semanas. Estas son las fechas clave de lo que va a ocurrir.

 

1 de mayo. Último día para intentar una investidura.

El martes, 27 de marzo, el Rey cerró la última ronda de consultas y comunicó al presidente del Congreso, Patxi López, que ningún candidato se había ofrecido a intentar una investidura por falta de apoyos. Sin embargo, todavía queda una remota oportunidad. Si algún candidato lo quiere intentar, hay tiempo para convocar un pleno el día 1 de mayo, celebrarlo el día 2 y probar suerte con una investidura; eso sí, tendría que ser en la primera votación, porque no ha lugar a una segunda que tendría que ser al día siguiente, ya fuera de plazo.

 

2 de mayo. Pleno o fin de legislatura.

Este es el día límite para tener presidente porque se cumplen los dos meses desde el primer intento de investidura de Pedro Sánchez. Si, como parece, no hay pleno in extremis, el Rey procederá a disolver las cámaras y a convocar elecciones. Sólo se puede evitar si hay votación y se elige un presidente antes de la medianoche. 

 

3 de mayo. Convocatoria de elecciones

Ya sin posibilidades de tener presidente, el Rey emitirá el decreto de disolución de las Cortes generales que entrará en vigor a las 00.00 horas del día 3 de mayo ya que se publicará ese mismo día en el Boletín Oficial del Estado. Históricamente en este paso ha participado el presidente del Gobierno, pero no lo hará esta vez. En el mismo decreto se fija el día de la sesión de investidura. Tienen que pasar 54 días para la jornada electoral que será el día 26 de junio. Según ha indicado Patxi López, a estas alturas no cabe modificar los 54 días de periodo electoral entre convocatoria y votaciones, ni la duración de la campaña.

 

 

4 de mayo. 60 diputados estarán 'de guardia'.

Una vez se disuelvan las Cortes generales, entra en funcionamiento la Diputación Permanente, un órgano de gobierno para el 'interregno' entre elecciones y elecciones. Son 60 diputados que fueron designados hace unos días y que seguirán cobrando sus nóminas (y seguirán aforados) hasta que se constituya el nuevo Congreso. El resto pierde su condición de diputados y dejan de cobrar sus nóminas, aunque se podrán acoger a un régimen temporal.

 

18 de mayo. Candidaturas de los partidos.

Aproximadamente entre el 18 y el 23 de mayo los partidos tendrán que proceder a presentar sus listas electorales ante la Junta Electoral. Las cuatro grandes formaciones, PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos, han manifestado su intención de repetir los integrantes de las candidaturas al 99%.

 

10 de junio. Otra vez en campaña.

La campaña, tal y como prevé la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, durará quince días, en este caso entre las cero horas del viernes 10 de junio y las 24 horas del 24 del mismo mes. Los partidos están negociando para acordar una reducción de los gastos de campaña: la última costó unos unos 130 millones de euros.

 

26 de junio. Nueva cita con las urnas.

Tras la jornada de reflexión, los españoles volverán a votar para elegir diputados y senadores; previsiblemente, los grandes partidos repetirán candidaturas salvo algunos pequeños detalles.

 

10 de julio. Nuevo Congreso, ¿mismos diputados?

Esta es la fecha en la que, aproximadamente, se puede constituir el nuevo Congreso con los diputados que salgan elegidos. Ese día, los 350 diputados tienen que tomar posesión de su cargo y jurar o prometer su cargo, tras lo cual se ha de elegir a un presidente del Congreso. Muchos de ellos serán los mismos: los partidos van a repetir listas, y el cambio de carás dependerá más de los resultados.

 

Una vez elegido el presidente del Congreso hay que fijar una fecha para el debate de investidura, para lo que la ley no marca plazos concretos. Se abre ahí un proceso de negociación y las obligadas consultas del Jefe del Estado.

 

Cuando se celebre el primer debate de investidura hay que elegir al presidente con mayoría absoluta, sino, dos días después se elegiría con mayoría simple. A partir de ahí se pueden producir todas las votaciones que se quiera aunque con un límite: desde el primer debate de investidura hay dos meses para elegir presidente. Si no se consigue, habría que ir de nuevo a elecciones.