Las temperaturas del Océano Antártico suben desde hace 50 años

Aceleran la fusión de glaciares. 

La temperatura del agua de mar alrededor de la Antártida está subiendo, según una investigación realizada por expteros de la Universidad de East Anglia (UEA), Inglaterra. Este trabajo, que se publica en la revista 'Science',muestra cómo mares de la plataforma poco profunda de la Antártida Occidental se han calentado en los últimos 50 años.

 

El equipo internacional de investigadores implicados en este trabajo dice que esto ha acelerado el derretimiento de los glaciares y su deslizamiento en la zona, y que no hay indicios de que esta tendencia se revierta. El estudio también revela que otras áreas de la Antártida, que aún no han comenzado a derretirse, podrían experimentar una fusión por primera vez con consecuencias para la elevación del nivel del mar.

 

Este grupo de científicos analizó datos de los registros oceanográficos que datan de 1960 y encontró que las temperaturas del Mar Amundsen de la Antártida Occidental y el Mar de Bellingshausen han ido en aumento. "La capa de hielo de la Antártida es un depósito de agua gigante. La capa de hielo en el sur del continente tiene una media de 2.100 metros de espesor y contiene aproximadamente el 70 por ciento del agua dulce del mundo", explica la profesora Karen Heywood, del Centro del Océano y Cienciias de la Atmósfera de la UEA.

 

"Si esta masa de hielo se derritiera completamente, podría elevar el nivel global del mar en 60 metros. Eso no va a pasar, pero da una idea de la cantidad de agua que se almacena allí. Se ha observado hace algún tiempo que el derretimiento de los glaciares en esta área se está acelerando, contribuyendo de manera importante al aumento del nivel del mar en todo el mundo. Hemos demostrado cómo es probable que esta fusión haya causado cambios oceanográficos en el último medio siglo", añade.

 

Por ejemplo, las temperaturas de las aguas más cálidas cerca del fondo marino en el Mar de Bellingshausen se han calentado desde aproximadamente 0,8º C en la década de 1970 a alrededor de 1,2º C en la década de 2010. "Puede parecer que no es mucho, pero se trata de una gran cantidad de calor adicional disponible para derretir el hielo", dice el autor principal del estudio, Sunke Schmidtko, del Centro Helmholtz para Investigación Oceánica GEOMAR, en Alemania.

 

El agua alrededor de la Antártida también destaca por ser cada vez menos salada, lo cual es consistente con un mayor derretimiento del hielo del continente antártico. Esta investigación revela que se está transportando más agua caliente hacia el hielo, lo que acelera el derretimiento de los glaciares desde abajo y provoca el deslizamiento de grandes glaciares hacia el mar.

 

La Antártida es una isla fría en el medio de un océano relativamente caliente. La investigación ha demostrado que el agua caliente en las profundidades del océando está yendo hacia la superficial en muchos lugares alrededor de la Antártida, lo que significa que es más fácil para el agua caliente llegar cerca de las plataformas de hielo al alcanzar mares poco profundos alrededor de la Antártida.

 

El sudoeste del Mar de Weddell es una zona más fría donde todavía no se ha producido una fusión de hielo a gran escala y es uno de los lugares a donde está llegando el agua profunda caliente. El profesor Heywood explica: "Aunque muchas de las grandes plataformas de hielo que apuntalan la capa de hielo de la Antártida todavía no se están derritiendo, la fuente de agua caliente parece estar cada vez más cerca, por lo que estas plataformas de hielo podrían comenzar a derretirse en el futuro, algo preocupante en términos de aumento del nivel del mar en el mundo".

 

Además, existen otras implicaciones del incremento de la temperatura del mar alrededor de la Antártida. La biodiversidad del océano también podría verse afectada, por ejemplo, los ciclos de desove de los eufausiáceos antárticos, que desempeñan un papel clave en la cadena alimentaria antártica, podrían alterarse en condiciones más cálidas.