Las reglas de Fernando Rodríguez

El alcalde Fernández Mañueco junto a Fernando Rodríguez (Foto: F.Rivas)

Fernando Rodríguez no termina de acostumbrarse a la nueva situación y demuestra que los temas de la Policía le ponen especialmente nervioso. Mal asunto, porque entre el concejal y su jefe el cuerpo está en boca de todos... aunque alguno se quede con la palabra en la boca.

Pasan los meses y hay algunos miembros del equipo de Gobierno de Fernández Mañueco que no terminan de acostumbrarse a la nueva situación. Entre los que parece que lo lleva peor está Fernando Rodríguez, el hombre que tiene 'por la mano' todas las interioridades municipales y que lleva décadas manejando los resortes a su antojo. Pero desde el 24-M la situación es diferente, no tanto como a algunos le habría gustado (y entre los que se encuentra este rumorista), pero sí lo suficiente como paran haber puesto fin al ordeno y mando... y no consulto, ni pregunto ni nada de nada por el que se regían antes las relaciones entre los grupos municipales.

 

Ahora las preguntas incómodas, las réplicas inesperadas y las exigencias más diversas están a la orden del día y hay ocasiones en las que Rodríguez se las ve y se las desea para tener a raya al personal. Uno de esos días ha podido ser hoy. La comisión informativa de Policía, que él preside, es uno de los puntos calientes desde hace semanas gracias a los variados charcos en los que la gestión del propio concejal y de su jefe han metido al cuerpo: investigación por supuesto fraude al seguro del jefe policial, comisión de investigación sobre el Grupo SIETE (y de la que ya echamos de menos noticias) o la acertadísima decisión de entregar una memoria de la Policía bien maquillada y limada.

 

Como quiera que esa fue una decisión personal y política del propio Rodríguez, no le hace gracia que la oposición le insista con la falta de transparencia en la que ha incurrido, se ponga como se ponga. Y su reacción esta mañana cuando un concejal le ha exigido todos los datos que oculta ha evidenciado cierto nerviosismo: de manera inmediata, el teniente de alcalde ha suspendido la comisión y ha dejado con la palabra en la boca a su propio jefe de Policía

 

Y no es el primer ejemplo de una mala reacción. Ya protagonizó la semana pasada una gran frase, "los ancianos es mejor que caminen", cuando Ganemos le pidió recuperar una parada de bus frente a una residencia. Y hoy ha vuelto a coronarse con un clásico, "las bicicletas son para el verano", cuando le han preguntado por la policía turística. Así que desde aquí una recomendación a Rodríguez: más temple y, por favor, más frases de las suyas. Le dejan casi tan mal como dar carpetazo a una comisión, pero al menos es más divertido.