Las precipitaciones, mantenidas en el tiempo y "sin frío" no terminan con los topillos

Las zonas más afectadas son las comarcas del sur de la submeseta norte, entre Peñaranda de Bracamonte y Cuellar (Segovia).

El Comité Científico de Lucha contra Plagas Agrícolas de Castilla y León considera que las actuales condiciones meteorológicas desaconsejan el uso de rodenticida contra topillos, si bien mantiene la recomendación de su uso por parte de los agricultores si éstas cambiasen, pero siempre de manera supervisada y en función de cómo evolucionen las poblaciones de este roedor.

  

Así lo han explicado sus responsables tras la reunión de la Comisión de roedores y otros vertebrados que se ha celebrado este miércoles en el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) y a la que ha asistido la viceconsejera de Desarrollo Rural de la Consejería de Agricultura y Ganadería, María Jesús Pascual.

  

El catedrático de Sanidad Animal de la Universidad de León (ULE) Elías Rodríguez ha explicado que el empleo de este producto químico en las actuales condiciones harían que el producto se degradara y, por tanto, que no fuera eficaz y generara "algún riesgo".

  

Sin embargo, ha puntualizado que en el caso de que se retiren las lluvias, y siempre de acuerdo con la evolución del número de individuos de topillos, el Comité recomendaría su uso como "una medida más" para prevenir la plaga que se aplicaría "cuando las condiciones sean propicias".

  

No obstante, Rodríguez ha recalcado que "en ningún caso" la Junta de Castilla y León aplicará rodenticida, sino que se lo facilitará a los agricultores para que éstos lo usen, antes de lo cual "se les exigirá una determinada formación para emplear productos de este tipo", productos que, a pesar de tener "riesgos y ventajas", presentan "más ventajas que riesgos" y "están autorizados" por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente (Magrama), tal como ha recalcado.

 

SEGUIMIENTO PERMANENTE

  

Asimismo, ha añadido que una vez se diera el visto bueno a su empleo, decisión basada en la recomendación del Comité Científico pero que corresponde al Ejecutivo autonómico, se realizará un "seguimiento permanente" por parte de las consejerías de Agricultura y Ganadería y de Fomento y Medio Ambiente, así como por parte del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, de cómo se aplica, con las correspondientes "medidas" que se tomarán "si se incumplen las normas de uso".

  

En todo caso, Elías Rodríguez ha confirmado que su aplicación se realizaría mediante el sistema de depósito de grano en las huras o madrigueras.

  

Por su parte, el jefe del Área de Plagas del Itacyl, Constantino Caminero, ha advertido de que el uso de rodenticida se limitaría a las cabeceras de los cultivos para protegerlos "en las primeras colonizaciones", de modo que ha pedido que "nadie se angustie" por el empleo de producto químico, ya que "si finalmente se hace, será en pequeñas superficies".

  

Asimismo, ha reconocido que las zonas más afectadas son las comarcas del sur de la submeseta norte, entre Peñaranda de Bracamonte (Salamanca) y Cuéllar (Segovia), así como en Tierra de Campos, en el centro de la Comunidad.

  

Elías Rodríguez ha aclarado que aún "no se puede hablar de plaga" de topillos, aunque "el riesgo persiste", por lo que el Comité mantiene un "seguimiento riguroso" de la evolución de individuos desde que el pasado verano aparecieran los primeros indicios. Por ello, ha recordado que desde entonces se han llevado acabo otras medidas de prevención como la limpieza de cunetas, trampeos o conteos de animales, si bien otras como la quema controlada en reservorios no se han podido llevar a cabo por las condiciones meteorológicas adversas.

  

En este sentido, ha indicado que las abundantes precipitaciones "no han resuelto el problema" porque han sido "mantenidas en el tiempo y no acompañadas de frío", lo que ha dado a las poblaciones de topillos "tiempo de emigrar a zonas altas", algo que hace que "persista el riesgo".