Las posibilidades de futuro del soterramiento en Valladolid se acotan a tres

La Sociedad Valladolid Alta Velocidad volvió a reunirse este martes. A.MINGUEZA

Tras una nueva reunión de la Sociedad Alta Velocidad, la más factible económicamente parece la de dejar la estación en superficie y soterrar las vías de entrada y salida a la ciudad.

POSIBILIDADES QUE SE BARAJAN PARA EL SOTERRAMIENTO

 

1. Mantener el Plan Rogers inicial, que supondría 650 millones a mayores de los 400 que se deben. Parece inviable.

 

2. Descartar el soterramiento y hacer obras menores que mejorasen la permeabilización de la ciudad. No es la que más gusta.

 

3. La posibilidad intermedia. Dejar la estación de tren en superficie y soterrar el resto de vías. Coste intermedio y por tanto la opción que más gusta al Ayuntamiento.

De doce posibilidades, a tres. El proyecto del soterramiento en Valladolid parece seguir dando pasos después de que nadie diera un euro por él hace apenas unos meses. La situación actual es que la fecha marcada para el Ayuntamiento es la del 1 de octubre, momento en que se deben pagar los 100 millones de euros a los bancos, si bien este martes hubo novedades en cuanto al proyecto más que en cuanto a la financiación.

 

Después de que la Sociedad Alta Velocidad –compuesta por Consistorio, Ministerio y Junta para todos los temas referidos al soterramiento- anunciara hace unas semanas que se planteaban hasta doce escenarios diferentes para seguir adelante, parece que esta vez todo se acota a tres. Por aquel entonces se explicó que la opción más viable pasaba por dejar la estación de tren en superficie y soterrar el resto de vías... algo que parece mantenerse como opción más segura.

 

“Fundamentalmente se han abordado las distintas opciones de trazado del soterramiento y sus costes, que se podrían resumir en tres”, explicó el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, tras salir de la mencionada reunión. “El primero el mantenimiento del Plan Rogers como estaba pensado inicialmente, supone unos costes de 650 millones a sumar a los 404 que ya se deben”. Por tanto, poco posible ante la falta de financiación, pese a que este proyecto supondría un mayor valor para los suelos de los talleres que se pretenden vender para hacer caja.

 

“La otra opción extrema sería no hacer el soterramiento y abordar unas operaciones de permeabilización de la vía con un coste bajo”. Otra alternativa que no acaba de gustar. “Y luego una opción intermedia y que sobre el papel parecería la opción más razonable, que es optar por un soterramiento de los dos tramos, norte y sur, a través de la mecánica constructiva de muros pantalla dejando la estación en la superficie. Esa obra supondría unos 200 millones de euros, una diferencia considerable”, hizo ver Puente.

 

¿Plazos? Ninguno, más allá del mencionado del 1 de octubre. Solo se sabe que el Ayuntamiento quiere haber renegociado la deuda una vez más con los bancos para entonces, y para ello debe haber dejado claro cuál será el proyecto con el que se tire para adelante y su coste. Por no hablar de la consulta ciudadana, una especie de referéndum, que se quiere hacer para que los vallisoletanos den el visto bueno.

 

¿Y qué zona se soterraría exactamente si finalmente se opta por la posibilidad de dejar la estación de tren en la superficie? “El soterramiento por la zona norte comenzaría en la zona de la calle Labradores y acabaría en el apeadero de la Universidad. Liberaría la barrera de la zona noreste de la ciudad. En la zona sur sería el tramo previsto de 1’2 kilómetros, empezaría más allá de Arco de Ladrillo y acabaría en la zona de Covaresa”, cerró el alcalde de Valladolid

Noticias relacionadas